HIPÓCRATES de COS

Célebre médico griego (Cos, c. 460 a. C. - Tesalia c. 370 a. C.), llamado “el padre de la medicina”. Hijo de Herclides, de la familia de los Asclepades, recibió los primeros conocimientos de su progenitor y aprendió la filosofía de Demócrito y de Gorgia Sculo.

Al igual que los demás sabios de su época fue un gran viajero y, según sus escritos, se sabe que visitó Tasos, Tesalia,Tracia, Egipto y Libia.

Se le considera el médico más famoso de la Grecia antigua. Su importancia reside en que con él la medicina se desprende de la concepción religiosa y de las prácticas supersticiosas anteriores. Fundó una ética y una moral médicas (explicitas, en parte, en su famoso “Juramento”), ligadas a una clase médica independiente de la casta sacerdotal, aunque quizá algo vinculada a su tradición.

Su concepción de la medicina es una síntesis de las distintas escuelas filosóficas, biológicas y médicas de la época, de modo que llega a construir un verdadero sistema del hombre, muy alejado del empirismo utilitario de los egipcios. Según él la enfermedad se debería a la desproporción o impureza de los cuatro humores fundamentales: sangre, flema, bilis amarilla y bilis negra, que corresponden a los cuatro elementos naturales: aire, tierra, agua y fuego. La armonía de estos elementos sería regida por la vis naturae (fuerza de la naturaleza) y el cuerpo enfermo también tendría una tendencia natural a curarse por sí mismo, eliminando o desplazando la impureza de los humores; el médico sólo debería observar atentamente el curso de la enfermedad para poder ayudar a la naturaleza en el momento preciso.

Su gran fama se fundamenta, principalmente, en haber sido él quien ideó sustraer la medicina de las prácticas religiosas de su tiempo y en haber sido el fundador de la medicina experimental.

Sus doctrinas están formuladas en los célebres "Aforismos", que fueron consideórados hasta finales del siglo XVIII como el texto clásico y fundamental de medicina. Su obra, la de su escuela y la de sus discípulos, escritas en dialecto jónico, fueron recogidas por la biblioteca de Alejandría en el Corpus hippocraticum. Entre otras obras suyas merecen citarse los Pronósticos, De dieta y De las epideómias.