Antonio Beclere

Virólogo e inmunólogo, nacido en París (1856-1939), fue también un pionero en el campo de la electrorradiología. En 1897 fundó el primer laboratorio de radiología en París.

Hijo de un médico general de esa ciudad, fue educado en el Liceo Condorcet y en la Escuela Normal de Ciencias, mostrándose particularmente brillante en matemáticas y física; escogió la medicina como profesión, comenzando sus estudios en 1873.

Inicialmente interno y luego nominado médico de los Hospitales de Paris en 1893, se dedica al estudio de las infecciones y de la inmunidad. Publica en 1896 uno de los primeros estudios sobre inmunología.
En enero de 1896 el descubrimiento de los rayos X se propaga rápidamente, iniciado por sus amigos Barthelemy y Oudin, la primera sesión de radioscopia organizada por ambos le revela las inmensas posibilidades de este método.

Interesado por la radiología no paró de estudiar, practicar y publicar el resultado de sus investigaciones, llegando a decir sobre este nuevo campo: “Esta vía me pareció como el camino de la tierra prometida”. En 1897 es nombrado Jefe de Servicio del Hospital Tenon, dotando a su servicio de medicina general de una instalación de radioscopia, primer Laboratoire Hospitalier de Radiología.

Abandonando la inmunología publica en 1899 un libro sobre “Los Rayos Roentgen y el diagnóstico de la tuberculosis”, al que siguieron numerosas publicaciones sobre técnica radiológica, radiodiagnóstico y radioterapia.

Durante la Primera Guerra Mundial fue jefe de los servicios radiológicos del ejército.

Elegido Académico de Medicina en 1908, llegó a ser Presidente en 1931, desempeñando un papel determinante en el nacimiento y desarrollo de la radiología y radioterapia.

La Sociedad Internacional de Radiología (ISR) otorga la medalla Antonio Beclere, la más alta distinción de esta sociedad, para premiar las contribuciones más sobresalientes en el mundo de la radiología.