Educación
El Rincón de la Historia

En esta sección se publica la sección "El Rincón de la Historia", nacida en nuestro querido NOTiCIR, bajo el cuidado editorial del Dr. Luis Ros.

Esta sección contempla una serie de cortas biografías de médicos trascendentales en la historia de la medicina desde la edad antigua hasta la moderna y continuará con médicos radiólogos de países del CIR.

Mes a mes se irán sumando las nuevas biografías publicadas en cada número del NOTiCIR.
 
 

El Rincón de la Historia

Theodore E. Keats

Radiólogo americano (26 de junio 1924, New Brunswick, New Jersey- 10 de diciembre 2010, Charlottesville, Virginia), chairman durante 29 años de la Universidad de Virginia, eminente educador, mundialmente conocido por su libro: “Atlas de variantes radiológicas de la normalidad que pueden simular enfermedad”.

Realizó sus estudios de medicina en la Universidad de Pennsylvania, completando su residencia en radiología en la Universidad de Michigan. Ted, como era conocido por sus amigos y colegas, sirvió como capitán del cuerpo médico de la Armada en la II Guerra Mundial y en la Guerra de Corea.

Al término de la misma, tras tres años en la Universidad de California y nueve en la Universidad de Missouri, pasó un año sabático en el Karolinska Hospital de Estocolmo, bajo la tutela del profesor Forsell, el padre de la radiología sueca, donde aprendió angiografía según la técnica de Seldinger y captó el espíritu del Instituto, en aquellos tiempos uno de los más avanzados del mundo en la parcela radiológica, que le condujo a considerar el papel central que un servicio de radiología bien organizado, no sólo desde el punto de vista asistencial, sino también desde el punto de vista docente e investigador, podía llegar a jugar en la medicina hospitalaria.

Tras su regreso a Estados Unidos, en 1964, comenzó una fructífera relación con la Universidad de Virginia durante 47 años, de los cuales durante 29 desempeñó la posición de chairman del Departamento de Radiología, en los que éste se consolidó, experimentando una gran expansión en todas las áreas incluida la de investigación.

Prolífico escritor y editor, publicó más de 200 artículos y 53 capítulos de libros, así como 9 textbooks que habitualmente se encuentran en la biblioteca de la mayor parte de los radiólogos de todo el mundo. De ellos, el más famoso es el clásico “Atlas de variantes radiológicas de la normalidad que pueden simular enfermedad”, que actualmente se encuentra en su novena edición y del que se dice “que es el libro que con mayor frecuencia se roba de cualquier departamento de radiología”.

Como educador cooperó en la formación de varias generaciones de radiólogos y técnicos, que constituyen el legado vivo más representativo de su actividad. En una entrevista realizada meses antes de su fallecimiento reconoció “que aunque investigador y prolífico escritor de libros y artículos científicos, de lo que más satisfecho se encontraba era de su faceta como educador”.

Fellow y miembro del Comité Ejecutivo del American College of Radiology, editor jefe de cuatro revistas radiológicas, perteneciente a la Academia de Educadores Distinguidos de la Universidad de Virginia, en 1995 fue galardonado con la Medalla de Oro del American College of Radiology y de la American Society of Emergency Radiology.

En 1992 la Universidad de Virginia estableció la beca en radiología “Profesor Theodore E. Keats”, existiendo en la actualidad la “Keats Society”, constituida por miembros del Departamento de Radiología, destinada a mejorar la formación de residentes en la Universidad de Virginia.

Aficionado a la música, para la que estaba extraordinariamente dotado, fue un reputado cantante lírico, formaba parte de la “Charlottesville Light Opera” y cantó también con la “Oratio Society” de Virginia. Lector empedernido, así como viajero infatigable, mantuvo estas aficiones hasta el final de sus días.

 

 
 

El Rincón de la Historia

Jamie Ambrose

James (Jamie) Abraham Ambrose (Pretoria, Sudáfrica, 1923 - Londres, 2006) ocupa un lugar único en la historia de la medicina como el radiólogo que, junto con el ingeniero Godfrey Hounsfield, fue responsable del desarrollo del scanner mediante tomografía computarizada. Cuando el 1 de octubre de 1971 realizó la primera exploración mediante esta técnica, el mundo de la imagen médica cambió para siempre.

Natural de Pretoria, inició los estudios de ingeniería en Johannesburgo. Con 18 años recién cumplidos, en plena Guerra Mundial se alistó en la fuerza aérea sudafricana. Movilizado como piloto de combate en la zona de guerra mediterránea, adscrito a la Royal Air Force, pilotó Spitfires entre 1941 y 1945.

Volvió a su país al final de la contienda mundial, llevando a cabo los estudios de medicina, trasladándose ulteriormente a Inglaterra donde inició su residencia en radiología en 1953 en el Middlesex Hospital; tras llevar a cabo un fellowship en 1959, se incorporó al Atkinson Hospital en Wimbledon, en el sur de Londres. Allí se especializa en neurorradiología bajo la tutela del Dr. James Bull que había trabajado en el Hospital de Karolinska, en Suecia, con el Prof. Eric Lindgren desarrollando las técnicas de angiografía percutánea y neumoencefalografía.

En esta época el Atkinson Hospital era uno de los más reputados en este campo, realizándose en el servicio de radiología, ya a principios de la década de los 60, más de 1.000 estudios angiográficos carotídeos al año; pero James Ambrose, convencido de la necesidad de utilizar técnicas alternativas a los procedimientos radiológicos invasivos para el diagnóstico de la patología neurológica, comenzó a desarrollar la utilización de ultrasonidos y de técnicas radioisotópicas para el estudio de estas entidades.

Siendo ya una figura eminente en el campo de la radiología, el Departamento de Salud le propone en 1969 que colabore con un ingeniero electrónico, Godfrey Hounsfield, que trabajaba para la casa EMI, y había desarrollado una serie de ideas sobre una nueva técnica de imagen (años más tarde James Ambrose se enteró de que Hounsfield había sido previamente despedido por otro eminente radiólogo que le consideró como un chiflado). Ambrose, mucho más receptivo, captó de inmediato el potencial de las ideas de Hounsfield, acogiéndolo bajo su tutela e iniciando en 1969 en el Atkinson Hospital, con un equipo de físicos e ingenieros, el desarrollo de lo que sería ulteriormente el primer scanner de tomografía computarizada.

En agosto de 1970 el prototipo ya estaba diseñado y el 1 de octubre de 1971 se llevó a cabo el primer scanner en un paciente vivo, obteniendo la imagen de un tumor cerebral. Tras los ensayos clínicos pertinentes, Ambrose y Hounsfield presentan el primer artículo sobre tomografía computarizada en el congreso anual del Instituto Británico de Radiología en abril de 1972. En noviembre de ese mismo año el prototipo del scanner se muestra ante más de 2.000 radiólogos en la reunión de la Sociedad Americana de Radiología, en Chicago; recibiendo la conferencia dictada por James Ambrose una gran ovación.

Ante la gran demanda de información sobre esta nueva técnica fue Jaime Ambrose el encargado de proporcionarla, convirtiéndose en el embajador de esta modalidad, lo que llevó a cabo más como científico desinteresado que como hombre de negocios, ganándose así el respeto de todos sus compañeros.

Hounsfield recibió por su trabajo el título de “Sir” y el Premio Nobel de Medicina en 1979, y aun cuando Ambrose recibió el Premio Barclay del Instituto Británico de Radiología en 1974, el Premio Anual de la Sociedad Europea de Radiología en 1977 y la Medalla de Oro del Real Colegio de Radiólogos en 1992, existe entre sus colegas el consenso de que, a pesar de estos honores, no recibió el reconocimiento adecuado que merecía por su labor como pionero de esta modalidad de imagen.

Eminente figura del mundo neurológico, al que transformó por completo con su descubrimiento, facilitando la labor de los clínicos y la seguridad y confort de los pacientes, se retiró en 1988, dedicándose a la vida campestre y al cuidado de sus plantas y flores, a lo que era muy aficionado.


 

 
 

El Rincón de la Historia

Constantin Cope

Médico americano (3 de junio1927 - 6 de noviembre 2016), líder e innovador en el campo de la angiografía y la radiología intervencionista. A él se deben, entre otros dispositivos, el catéter curvo utilizado para drenaje biliar y nefrostomía o el sistema de introducción de catéteres que llevan su nombre.

Nacido en París, hijo de Aaron Kope, cuyo apellido original era Kopelowicz, su padre ulteriormente lo cambió a Cope. La familia se trasladó a Londres en 1938, donde fue educado durante el curso de la II Guerra Mundial.

Inició sus estudios en la Universidad de Londres, trasladándose posteriormente a Estados Unidos, obteniendo su graduación en medicina en el New York Medical College en 1951. Se especializó en medicina interna entre 1951 y 1953 en el King´s County Hospital, obteniendo la nacionalidad americana y participando en la Guerra de Corea como oficial médico.

Constantin “Stan” Cope llevó una vida fascinante, no siendo radiólogo -sino internista- intuyó que el diagnóstico del carcinoma de páncreas o del embolismo pulmonar, difícilmente realizable en esa época, podría ser abordado a través de la vía vascular.

Por ello a partir de 1956, en el Hospital de Veteranos de Memphis, inicia la realización de estudios angiográficos mediante cateterismo selectivo, cuando muy pocos los realizaban. Autodidacta, tuvo que diseñar y construir su propio instrumental, ante la ausencia de catéteres y guías especializadas para dicho proceder en los Estados Unidos.

En 1963 fue contratado como facultativo en el Albert Einstein Hospital en Philadelphia, donde tuvo la oportunidad de expandir y dar a conocer el nuevo campo de la radiología intervencionista.

Se definía como “un fabricante de artilugios”, necesitando a alguien que manufacturase sus inventos conoció durante una convención médica a William Cook, que fabricaba guías, agujas y catéteres desde su apartamento de Indiana. Con un apretón de manos cerraron el acuerdo, que marcó una larga amistad. La compañía Cook con el tiempo se transformó en uno de los mayores productores de dispositivos médicos del mundo.

Inicialmente los facultativos del Albert Einstein Hospital, veían estos “artilugios” con cierta incredulidad, pero Constantin ayudó con uno de sus catéteres a resolver un serio problema en el curso de una intervención de cirugía cardiaca. A partir de ese día su colaboración fue siempre bien aceptada.

En 1986 se traslada a la Universidad de Pennsylvania como jefe de la Sección de Radiología Vascular e Intervencionista, donde permaneció hasta su jubilación en el año 2004 y ulteriormente como profesor emérito.

Autor de un texto clásico en su campo el Atlas de Radiología Intervencionista (1990), publicó más de 200 artículos científicos. Galardonado, junto con William Cook, en 1999 con la Medalla de Oro de la Sociedad de Radiología Intervencionista, recibió el Premio a los Líderes en Innovación en el año 2004.

Amante de la música clásica, era un virtuoso del violín; buen aficionado al deporte jugaba al tenis y montaba en bicicleta, gustaba de dar largos paseos con su perro Peris Cope.

La contribución del Dr. Stan Cope al campo de la angiografía y la radiología intervencionista ha sido muy significativa y su colaboración desde 1970 con Cook Medical ha dado lugar a una larga lista de innovaciones en este campo, entre las que cabe destacar, entre otras, el catéter curvo Cook-Cope utilizado para drenaje biliar, de abscesos y nefrostomía, el sistema Cope de introducción de catéteres o el set de anclaje Cope de sutura gastrointestinal.


 

 
 

El Rincón de la Historia

Anna Bertha Ludwig

Esposa de Wilhelm Conrad Roentgen, descubridor de los rayos X, a la que el 22 de diciembre de 1895 se realizó la primera radiografía conocida de una parte del cuerpo humano.

En la literatura científica no se suele prestar demasiada atención a la esposa de Roentgen, la que puso su mano izquierda para que se hiciera aquella radiografía en la que se ven algunos metacarpianos y huesos de los dedos de la mano, incluyendo un anillo; con ella se inicia la radiología médica y las técnicas de diagnóstico por imagen, que tanto han contribuido al avance de la medicina.

Anna nació en Zurich (Suiza) el 22 de abril de 1839 y murió en Munich (Alemania) el 31 de octubre de 1919, tras 47 años de matrimonio con Roentgen.

Roentgen nació y pasó su primera infancia en Lennep, un pequeño pueblo ubicado al oeste de Alemania, como hijo único de Friederich Conrad Roentgen, comerciante de tejidos, y su prima de origen holandés Charlotte Constance Frowein. Se trasladó a Holanda, cuando tenía tres años de edad, para vivir con los familiares de su madre y ulteriormente a Zurich para completar su formación académica.

Wilhelm y Anna se conocieron en Zurich mientras Roentgen trabajaba como ayudante de su profesor de física, Augustus Kundt, que fue quien lo inspiró a dedicarse a esta disciplina.

Anna era una mujer alta, delgada, muy atractiva y encantadora, hija de Johann Gottfried Ludwig, alemán, dueño de una pequeña hospedería o café muy popular entre los estudiantes, llamado Zum Grünen Glas (‘Hacia el prado verde’).

Una tarde de 1866, cuando Roentgen volvía de su trabajo decidió pasar a tomarse un café y allí conoció a Anna. Se dice que fue amor a primera vista.

Se comprometieron en 1869, pero el noviazgo no fue fácil, primero, porque Anna era seis años mayor que Wilhelm, algo muy poco común en esa época y segundo porque el padre de Roentgen se oponía a la relación. Él tenía ambiciosos planes para su único hijo y se sintió muy decepcionado cuando Wilhelm eligió a alguien de cuna humilde. Contrajeron matrimonio el 7 de julio de 1872 en Apeldoor, Holanda.

Sus primeros años de casados fueron bastante difíciles porque el padre de Roentgen, como represalia, quitó todo apoyo financiero a la nueva familia y como ayudante Wilhelm ganaba muy poco dinero. Pero eran felices juntos y supieron sobrellevar las adversidades.

Roentgen trabajaba largas horas en sus experimentos, tanto en la Universidad como en el laboratorio que instaló en su casa. Anna tenía gran cariño por su marido y comprendía que Wilhelm necesitaba su espacio para poder concentrarse, pero eso no evitaba que la mayoría del tiempo se sintiera sola. Ansiaba mucho poder quedar embarazada y rodearse de hijos que la acompañaran, pero este deseo nunca se hizo realidad.

En 1887 una tragedia sacudió la familia de Anna, su único hermano falleció dejando huérfana a la pequeña Josephine Bertha Ludwig, de sólo seis años. Wilhelm y Anna decidieron adoptarla y así Anna pudo cumplir el anhelo de ser madre.

Con el apoyo de Anna, Roentgen fue haciendo crecer su carrera como físico y académico y en 1894 fue elegido como nuevo rector de la Universidad de Würzburg. Su labor docente e investigadora, así como la concesión del primer Premio Nobel de Física, en 1901 son hechos bien conocidos.

Anna posibilitó el ambiente adecuado de trabajo que necesitaba su marido y supo gobernar adecuadamente su hogar adaptándose a las posibilidades económicas de la familia, que no eran muchas (Roentgen, por razones éticas, nunca quiso registrar cualquier patente relacionada con su descubrimiento, pensaba que la humanidad debía disponer libremente de él; incluso el dinero del Premio Nobel -50.000 coronas suecas- lo donó para el apoyo a la investigación en la Universidad de Würzburg, que le concedió el grado honorario de Doctor en Medicina).

Anna tenía una delicada salud, sufría cólicos nefríticos de repetición, falleció a la avanzada edad, en aquella época, de 80 años, casi veinticinco después de haber expuesto su mano a la radiación. Su marido falleció casi a la misma edad que su esposa de un cáncer intestinal.

Esta es la historia de una mujer que, en segundo plano, contribuyó con su quehacer cotidiano y metódico en el hogar de Wilhelm Roentgen a uno de los mayores descubrimientos de la ciencia moderna y que por derecho propio forma parte de la historia, puesto que su mano izquierda fue la primera imagen radiográfica que se obtuvo del cuerpo humano.


 

 
 

El Rincón de la Historia

Pierre Lasjaunias

Neurorradiólogo francés (1948-2008), fundador de la Federación Mundial de Neurorradiología Intervencionista y Terapéutica.

Nacido en París, realizó sus estudios de medicina entre 1968 y 1975 en su ciudad natal. Durante su etapa universitaria estuvo interno en el laboratorio de anatomía, llegando a ser instructor, asistente y jefe de investigación; lo que caracterizó su ulterior actividad profesional como especialista; fue uno de los primeros en enlazar la anatomía con la radiología de una forma magistral.

Desde su etapa de estudiante mostró pasión por el sistema nervioso central, por lo que decidió estudiar neurorradiología vascular bajo la tutela de la Dra. Jacqueline Vignaud, directora del Departamento de Radiología de la Fundación Rothschild.

Pronto ganó reconocimiento entre los miembros de esta joven especialidad de neurorradiología intervencionista; en 1980 participó en la primera reunión internacional de esta disciplina que los 14 mejores especialistas de la misma mantuvieron en Santa Bárbara (California), reunión que fue el germen del “Grupo de trabajo en Neurorradiología Intervencionista”, que todavía existe y se reúne anualmente en Val d’Isère, Francia.

Director, desde 1987, de la sección de neurorradiología vascular en el Hospital Bicêtre de París creó el Diploma Internacional en Enfermedades Neurovasculares, programa que pronto atrajo a especialistas de todo el mundo. Con la mentalidad de que la neurorradiología diagnóstica y la intervencionista no podían ser disciplinas separadas sino formar parte de un contexto común de las neurociencias generales, alcanzó el puesto de Director del Departamento de Cabeza y Cuello, en el año 2007.

Adquirió una gran experiencia en el tratamiento de ciertas patologías poco frecuentes, como el aneurisma de la vena de Galeno y las malformaciones arteriovenosas espinales pediátricas. Junto con sus colaboradores creó una verdadera academia internacional, donde acudían pacientes de distintas partes del mundo, atraídos por las destacadas cualidades profesionales y humanas de este equipo.

Dotado de una mentalidad innovadora y creativa integró un sofisticado dispositivo para mejorar la seguridad de sus pacientes, basado en un “checklist” que pronto fue asimilado por las especialidades quirúrgicas de su país; describiendo en uno de sus últimos artículos, gracias a su perfecto conocimiento de la embriología y la anatomía, una nueva entidad diferente de otras malformaciones arteriovenosas, la “angiopatía cerebral proliferativa”.

Publicó varios libros considerados hoy como texto de referencia, siendo miembro fundador y editor jefe, desde 1995, de la revista Neurorradiología Intervencionista.

Participó en la creación de la Federación Mundial de Neurorradiología Intervencionista y Terapéutica, siendo su primer secretario general en 1990 y su presidente a partir de 2007.

Plenamente convencido de la necesidad de mantener las máximas conexiones entre la neurorradiología diagnóstica y terapéutica fue también miembro fundador de la Federación Mundial de Sociedades Neurorradiológicas, formando parte de su Comité Ejecutivo. Gracias a sus esfuerzos dentro de la Unión Europea de Especialistas Médicos, la neurorradiología es hoy aceptada en todo el mundo como una superespecialidad de la radiología.

Dotado de una ética fuera de lo común, que guió todas sus acciones de una u otra índole, es considerado como uno de los líderes más brillantes de la neurorradiología internacional.

Profesor visitante en Londres, Berlín, Nueva York y Toronto, fue también miembro honorario de la Sociedad Americana de Neurorradiología.

 

 
 

El Rincón de la Historia

Luis Ros Almau

Médico aragonés (1916-1999), primer jefe de Servicio de Radiología de las Instituciones Abiertas de la Seguridad Social española, en jornada completa.

Nacido en Zaragoza, el mayor de cuatro hermanos, cursó sus estudios primarios en la Escuela Pía y la licenciatura en Medicina en la Facultad de su ciudad natal, con excelentes calificaciones.

Su padre, D. Pedro Ros Ojer era un conocido y prestigioso galeno, con clínica -ya a principios de siglo- en la Plaza de San Miguel de Zaragoza, dedicada al tratamiento de enfermedades por agentes físicos, que incluía también los rayos X y ultravioleta, así como la diatermia, lo que orientó una precoz vocación por la medicina en sus tres hijos varones.

Don Luis al término de la contienda civil española (1936-1939), sirvió durante la misma en transmisiones, se desplazó a Madrid para trabajar en la cátedra del reputado farmacólogo Don Benigno Lorenzo Velázquez, llevando a cabo también estudios de la naciente especialidad de radiología.

A su vuelta de Madrid, releva a su padre en la consulta de la Plaza de San Miguel, dotado del mismo carácter innovador y dinámico que su antecesor, y la dota con los últimos adelantos tecnológicos. En 1947, cuando la incipiente Seguridad Social española demanda médicos que quisieran atender a sus pacientes en sus consultas privadas, es de los primeros que se presta a ello, incorporándose ulteriormente, en 1956, como radiólogo a la recién inaugurada “Casa Grande”, la Residencia Sanitaria José Antonio de la Seguridad Social (en la actualidad Hospital Universitario Miguel Servet), donde pasó consulta de radioelectrología durante muchos años.

El Dr. Ros Almau figura como socio de número de la Sociedad Española de Radiología desde 1952.

En 1955 se casó con la Dra. Luisa Mendoza, ginecóloga, quien cursó también la especialidad de radiología en Madrid con el profesor Gil y Gil, con el fin de ayudar  a su marido. Era frecuente verlos subir juntos a la popular “Casa Grande“ zaragozana para pasar la consulta de radioelectrología.

Eran tiempos difíciles, en los que cabe destacar el amplio sentido social de los facultativos de aquella época, en la que con escasos recursos tecnológicos y de personal realizaban una labor asistencial de gran altura.

En 1978, tras brillantes oposiciones celebradas en Madrid gana la plaza de jefe de Servicio de los Ambulatorios Jerarquizados de Zaragoza, que desempeñó hasta su jubilación.

Hombre de carácter jovial y extrovertido, fue siempre un jefe próximo y dialogante. Dotado de un trato afable y cordial contribuyó a crear un grupo de trabajo homogéneo y coordinado, que aún perdura.

Pionero de la medicina pública, visionario, fue de los primeros en confiar en el futuro potencial de la naciente Seguridad Social, en unos tiempos en los que pocos se arriesgaban a poner sus consultas privadas a disposición de la misma o a trabajar en sus instituciones, cooperando así al desarrollo del proyecto desde su inicio.

Es recordado entre los que lo conocieron y trataron, no sólo como un profesional competente, sino sobre todo como un hombre bueno y generoso, de gran humanidad y cultura.

La saga ha tenido continuidad, pues su hijo Luis Humberto es el actual jefe de Servicio de Radiodiagnóstico del Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza y presidente de la Comisión Nacional de Radiología.


 

 
 

El Rincón de la Historia

William Hanafee

Radiólogo americano (1926-2009), pionero de la neurorradiología en su país, fundador de la Sociedad Americana de Radiología de Cabeza y Cuello.

Nacido en Louisville, Kentucky, inició sus estudios en la Universidad de Rochester, Nueva York, graduándose en medicina en la Universidad de Louisville. Tras licenciarse de la marina inició su carrera profesional en la Universidad de California, Los Ángeles (UCLA), donde fue residente y ulteriormente radiólogo de plantilla.

Realizó un fellowship en neurorradiología en la Universidad de Goteburgo en Suecia, donde estudió en profundidad el emergente campo del diagnóstico angiográfico de la patología cerebral y de la cabeza y cuello. Se formó también en angiografía convencional con el Dr. Per Amundsen en Noruega.

Miembro del grupo de radiólogos pioneros que iniciaron la práctica de la neurorradiología en los Estados Unidos, introdujo junto con otros pocos visionarios la técnica de la angiografía cerebral por punción femoral (hasta entonces realizada por los neurocirujanos mediante punción directa carotídea, con un 20% de morbilidad), que había aprendido en Suecia, en la década de los sesenta.

Fue un innovador durante toda su vida. Su catéter “Hanafee” de 5F, un avance en el concepto de la tecnología microcatéter, se convirtió en un estándar que aún se utiliza en todo el mundo.

Chairman del Departamento de Radiología en la UCLA mantuvo una importante productividad académica e investigadora, creando el Centro Leo G. Rigler de Ciencias Radiológicas. En 1974 empieza su andadura en el campo de la radiología de cabeza y cuello, convenciendo al jefe de otorrinolaringología para que le asignase a su jefe de residentes con objeto de informar conjuntamente los estudios de radiología de esa disciplina, contando así con un contexto clínico adecuado que facilitó el aprendizaje y desarrollo de la misma como subespecialidad radiológica.

Mediante su visión de futuro, creatividad y pragmatismo se convirtió en uno de los miembros fundadores de la Sociedad Americana de Radiología de Cabeza y Cuello. A fines de la década de los ‘70 junto con Dino Valvassori y Guy Potter fundó esta organización que hoy cuenta con más de 500 miembros, siéndole concedida en el año 2001 la primera medalla de oro de la Sociedad.

En 1982 publicó el libro “Tomografía computarizada de cabeza y cuello”, que constituye una referencia clásica, siendo uno de los primeros libros de texto que ofrece una visión detallada de la anatomía y patología en el plano axial transverso de estas estructuras.

Maestro eminentemente práctico, solía decir: “Ofrecer al clínico diez posibles diagnósticos diferenciales es poco operativo. Dale sólo unas pocas opciones y sugiérele cuál debe ser el siguiente paso a seguir”.

Publicó cerca de 300 artículos en las revistas de mayor prestigio, considerado como un gran conferenciante. Son muy recordadas sus sesiones de lectura de casos, dotadas de un gran contenido docente, en las que solía imitar con acierto distintos tipos de disfonía en relación con las diversas localizaciones de los tumores de laringe.

Cuando se retiró jugó al golf, cada día, durante 17 años con Paul Ward, antiguo chairman del Departamento de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello en la UCLA, manteniendo esa asociación clínico-radiológica que tan buenos resultados proporcionó en los años setenta para el desarrollo de esa subespecialidad.

Recordado como excelente profesional y una gran persona ha dejado un importante legado a las futuras generaciones, a las que hizo extensivo su pragmatismo y pasión por la docencia.


 

 
 

El Rincón de la Historia

Giovanni Di Chiro

Radiólogo italiano (1926-1997) considerado como el innovador e impulsor de la neurorradiología moderna. Dirigió durante 40 años la sección de neuroimagen del National Institutes of Health de Bethesda (USA).

Nacido en Vinchiaturo, una zona montañosa de los Abruzzos, hijo de un maestro de escuela, llevó a cabo los estudios de medicina en la Universidad de Nápoles, recibiendo su diploma de licenciatura en 1949 con la calificación de “summa cum laude”.

Realizó su residencia en radiología en varios hospitales suecos afiliados a la Universidad de Karolinska, entre 1949 y 1953, siendo fellow del famoso profesor Erik Lindgren, uno de los fundadores de la Escuela de Neurorradiología de Estocolmo, donde aprendió las técnicas de neumoencefalografía y arteriografía cerebral, que en el resto de países, en esa época, estaban en manos de los neurocirujanos.

Tras una estancia previa en Estados Unidos, en 1954, en el Boston City Hospital, merced a un Fullbrigt Fellowship, en 1957 se traslada como Profesor Visitante al National Institute of Neurological Diseases en Bethesda, donde con el apoyo de su director, el Dr. G. Milton Shy, organiza lo que ulteriormente se convertiría en su rama de neuroimagen, que dirigió durante casi 40 años.

En 1958 se le diagnostica un ependimoma medular, quedando parapléjico tras la cirugía.

Lejos de rendirse supo adaptarse con gran coraje a esta situación, embarcándose en una brillante carrera como investigador, educador, conferenciante y editor en el campo de la neurorradiología.

Son muy recordadas sus charlas en silla de ruedas en distintos cursos y congresos, moviéndose continuamente adelante y atrás, lo que en ocasiones justificaba que los cables del micrófono quedasen enredados en las ruedas de la silla.

Su interés por la medicina nuclear a principio de los años sesenta fue profético, intuyó el cambio desde la imagen anatómica, en la que entonces se basaba la neurorradiología, al de la imagen funcional, expandiendo así los horizontes de la especialidad mediante la utilización de isótopos para el estudio del flujo del líquido cefalorraquídeo y de la hidrocefalia comunicante.

En 1961 publica un atlas de anatomía neumoencefalográfica, que complementa en 1967 con un atlas de patología. Textos que resultaron de gran utilidad a los neurorradiólogos de la época para comprender e interpretar las imágenes axiales que la tomografía computarizada aportó a partir de 1972.

Otra importante contribución, ésta en el campo de la arteriografía medular, fue la oclusión mediante embolización percutánea de malformaciones arteriovenosas, que describió como tratamiento de elección frente a la cirugía, constituyendo una de las primeras comunicaciones sobre el futuro potencial de la neurorradiología intervencionista. Se le considera también pionero en la utilización del PET para establecer el diagnóstico diferencial entre recurrencia tumoral y necrosis postirradiación, así como en el estudio de la movilidad del flujo de líquido cefalorraquídeo y de la médula espinal mediante resonancia magnética.

Fue uno de los catorce miembros fundadores de la American Society of Neuroradiology en 1962, llegando a ser presidente de la misma. En 1977 fundó el Journal of Computer Assisted Tomography, una de las publicaciones de mayor prestigio en el campo de la imagen axial transversa.

Profesor de Neurorradiología en la Georgetown University y en la George Washington University School of Medicine, su programa de formación atrajo a muchos estudiantes e investigadores de distintos países, destacando siempre por su entusiasta apoyo a los radiólogos jóvenes.

Solicitado conferenciante, se desplazaba con su silla de ruedas a los rincones más alejados y recónditos del planeta sin ningún resquemor.

Galardonado con la medalla de oro de la Radiological Society of North America y de la American Society of Neuroradiology, fue miembro honorario de seis sociedades radiológicas internacionales.

Ciudadano del mundo, era un hombre de gran cultura, amante de la música, la lectura y la historia. Será recordado como uno de los pioneros de la neurorradiología moderna, así como por su ejemplo y fortaleza de carácter que le permitió, a pesar de su minusvalía, alcanzar una plena vida personal y profesional.


 

 
 

El Rincón de la Historia

Dr. Gary Glazer

Radiólogo americano (1950-2011), visionario y pionero de la investigación oncológica dentro del área de la imagen molecular y la espectroscopía por resonancia magnética. Introductor del concepto de “radiología centrada en el paciente”.

Natural de Cleveland, vivió la especialidad desde muy temprana edad: su padre fue uno de los primeros radiólogos pediátricos, fundador de la Sociedad de Radiología Pediátrica, su madre era enfermera. En su casa la medicina constituía un tema habitual de conversación.

Tras estudiar biología molecular en la Universidad de Michigan, llevó a cabo sus estudios de medicina en la Case Western Reserve University de Cleveland, graduándose en 1976, y su residencia y fellowship en radiología diagnóstica en la Universidad de California-San Francisco, para ulteriormente ejercer su actividad profesional en la Universidad de Michigan.

En 1989 fue requerido para hacerse cargo del Departamento de Radiología de la Universidad de Stanford (California), iniciando así la expansión del mismo en áreas tales como la espectroscopía e imagen por resonancia magnética, la tomografía computarizada multidetector, con la instalación en 1998 del primer aparato de este tipo o la imagen molecular, cuyo programa comenzó en el año 2005.

Dotado de un talento innato para intuir las nuevas directrices en el desarrollo de la especialidad, transformó el Departamento de Radiología de la Universidad de Stanford en un centro puntero, no sólo en investigación: lo convirtió en el grupo con mayor número de proyectos financiados de investigación de todo el país, sino también en la vertiente asistencial, introduciendo el concepto de “radiología centrada en el paciente”, en contraposición a la idea que hasta entonces predominaba del “radiólogo invisible”. Ello, con objeto de obtener los mejores resultados, no sólo para el paciente sino también para el especialista.

En este concepto basó el diseño arquitectónico, orientado a promover la interacción del radiólogo con el paciente, del Centro de Imagen Médica de Stanford, inaugurado en 2008 en Palo Alto.

Verdadero líder de equipo, investigador puntero, promotor de múltiples programas en el campo de la tecnología del diagnóstico por la imagen, dotado de una gran capacidad de negociación: nunca aceptaba un “no” por respuesta; tenía una gran habilidad para captar el talento de las personas que le rodeaban, potenciando las ideas e iniciativas de sus colaboradores en beneficio del desarrollo del Departamento.

Es uno de los pocos radiólogos galardonados con la medalla de oro de la Sociedad Americana de Radiología (RSNA. 2009) y la medalla de la Asociación de Radiólogos Universitarios de Norteamérica (2011).

Miembro honorario de las Sociedades de Radiología de Japón, Francia y Alemania, fue presidente de la Sociedad Internacional de Estudios Estratégicos en Radiología durante el periodo 2003-2005.

Destacado docente recibió el Outstanding Teacher Award del Departamento de Radiología de la Universidad de Michigan en 1982 y el Outstanding Alumnus Award del Departamento de Radiología de la Universidad de California en 1992.

Será recordado como una persona afable y cariñosa, apasionada de la radiología. La amplia lista de sus publicaciones y sus destacadas contribuciones científicas, especialmente en el área de la patología torácica y ulteriormente en la de resonancia magnética aseguran su legado a las jóvenes generaciones.


 

 
 

El Rincón de la Historia

Dr. Maurice Tubiana

Radiólogo francés (Constantine, 25 de marzo,1920- París, 24 de septiembre, 2013), creador de la escuela francesa de radiología, considerado como uno de los investigadores en oncología de mayor renombre a nivel mundial y una de las máximas figuras en el campo de la radioterapia.

Nacido en Argelia, en el seno de una rica familia dedicada a la industria textil, realizó sus estudios en París, graduándose en medicina y física en 1945. Previamente enrolado en la Resistencia, tras la promulgación de las leyes antisemitas del gobierno de Vichy, había combatido en Túnez, participando en el desembarco de Provence.

Tras una estancia en la Universidad de Berkeley, durante el curso 1948-1949 dedicada al aprendizaje de los principios de la biofísica, comenzó a trabajar en el Instituto Gustave Roussy en Villejuif, cerca de París en 1951. Allí, alcanzó la jefatura del Departamento de Radioterapia en 1958, antes de convertirse en el quinto director de este centro líder en el tratamiento y la investigación del cáncer; puesto que desempeñó entre 1982 y 1989.

Doctor en medicina, biólogo y experto en radiobiología, el profesor Tubiana desempeñó un papel crítico en el desarrollo de la radioprotección y radioterapia modernas. Su influencia y carisma contribuyó sobremanera al progreso de la radiología europea de su época. Puso en marcha, junto a Frédéric Joliot-Curie, el primer betatrón y luego el primer equipo de telecobaltoterapia.

Junto a los componentes de su equipo fue el primero en utilizar la informática para definir los planes de tratamiento de los pacientes afectos de cáncer, siendo también pionero en el concepto de “humanización” de este tratamiento mediante el diálogo y la atención personalizada del paciente.

Líder en la terapia oncológica, sus contribuciones más destacadas en esta parcela incluyen la radioterapia de los linfomas y del carcinoma de tiroides, así como también la aplicación de la medicina nuclear en el campo de la radiobiología.

Son clásicas sus obras: “Los isótopos radioactivos en medicina y biología” (1950), “Las bases físicas de la radioterapia y la radiología“ (1963) e “Introducción a la radiobiología“ (1990). Esta última es un texto de referencia para los estudiantes de esta disciplina, tanto en Europa como en Estados Unidos.

Oncólogo de prestigio mundial, fue miembro distinguido del Consejo de la Agencia Internacional de Investigación en Oncología (IARC) desde 1976 a 1981, desempeñando el puesto de Vicechairman del Consejo de Gobierno de esta institución. Consultor de la Organización Mundial de la Salud (WHO) y de la Agencia Internacional de Energía Atómica (IAEA), fue chairman de esta última institución y del Comité de Expertos en Cancerología de la Unión Europea desde 1986 a 1994.

En posesión de la Gran Cruz de La Legión de Honor (1953) y de la Cruz de Guerra, miembro de honor de diversas universidades y academias científicas, así como de la Academia de Ciencias y de la Academia de Medicina de su país, era muy respetado por su trabajo asistencial y su dedicación a la investigación.

El Dr. Maurice Tubiana fue apreciado no sólo por su faceta profesional sino también por sus cualidades personales, aunque a lo largo de su carrera demostró su pasión por la ciencia y por la medicina. Será también cariñosamente recordado por su afición e interés por la literatura y el arte, así como por su gran curiosidad intelectual.


 

 
 

El Rincón de la Historia

Mariano Rovira Molist

Médico catalán (Vic, 1925-Barcelona, 2006), considerado como el pionero de la neurorradiología española, fundador de la escuela de dicha disciplina en nuestro país.

Comenzó sus estudios de medicina en la Universidad de Valladolid, finalizándolos en la de Barcelona en 1950. Su vocación neurológica se inició en 1948, como alumno interno en el Servicio de Neurocirugía del Hospital Clínico de Barcelona, dirigido por el Dr. Adolfo Ley Gracia. Médico adjunto de este Servicio a partir de 1950, fue posteriormente jefe clínico hasta 1966.

Durante los primeros años, practicó simultáneamente la actividad neuroquirúrgica y las exploraciones neurorradiológicas, alcanzando en este último campo un gran renombre por su depurada técnica.

A partir de 1966, se dedicó exclusivamente a la neurorradiología, siendo impulsor en España de técnicas tales como la ventriculografía, la mielografía y la arteriografía cerebral. Ese mismo año, pasa a ser médico adjunto del Servicio de Radiología del Hospital Clínico de Barcelona, para en 1974 acceder a la Jefatura del recién creado Servicio de Neurorradiología del Hospital Valle de Hebrón, donde ejerció sus funciones de forma ininterrumpida hasta su jubilación en 1995.

Realizó distintas estancias formativas en el extranjero, destacando las llevadas a cabo en el Kantonsspital de Zurich con los Dres. Hugo Krayenbühl y Gazi Yasargil, donde aprendió la técnica de la cirugía estereotáxica, y en el Hospital Pitié Salpetrière de París con los Dres. Cavanis y Boris.

Con más de un centenar de publicaciones y comunicaciones, entre las que destacan los estudios sobre angiografía percutánea (1950), cirugía estereotáxica (1961) y sobre la aplicación inicial de la tomografía computarizada en neurorradiología, llevó a cabo también interesantes estudios sobre las indicaciones de la angiografía en los accidentes vasculares del encéfalo, la anatomía de las arterias del primer segmento del sifón carotídeo, la meningitis tuberculosa, la atrofia cerebral en pediatría, el estudio radiológico de la silla turca vacía, las malformaciones de las paredes ventriculares asociadas a cromosomopatías y sobre la técnica de sustracción en neurorradiología.

Verdadero líder de escuela, fue una referencia para gran número de neurorradiólogos españoles de las generaciones ulteriores, entre ellos, por mencionar alguno, los Dres. Ruscalleda, Viaño, Barluenga, Torrens y Romero.

Socio fundador de la Sociedad Española de Neurorradiología (SENR) en 1973, fue secretario de la misma hasta 1975 y ulteriormente vicepresidente (1980-81).

El Dr. Rovira fue también fundador, promotor y director del Centro Radiológico Computarizado de Barcelona (CRC) donde se instaló, ya en 1974, uno de los primeros aparatos de tomografía computarizada orientado de modo preferente a la realización de estudios neurorradiológicos.

Máximo representante de la neurorradiología española a nivel internacional, mantuvo una activa participación en múltiples congresos y reuniones científicas europeas y americanas, siendo presidente del VII Congreso de la Sociedad Europea de Neurorradiología, que se celebró por primera vez en España, en la ciudad de Barcelona, en 1977.

Todos sus compañeros y discípulos destacan de él no solo su profesionalidad, sino su gran humanidad, elevada cultura, sentido de la amistad y también, por qué no decirlo, su gran sentido del humor.

La saga Rovira ha tenido continuidad, pues Mariana, su hija, es una reputada radióloga, y su hijo Alex, uno de los mejores neurorradiólogos del país y actual presidente de la Sociedad Europea de Neurorradiología.

 

 
 

El Rincón de la Historia

Robert Steiner

Robert Emil Steiner (febrero 1918-diciembre 2013) es considerado como el pionero de la radiología académica británica.

Nacido en Viena, tras una infancia feliz, circunstancias raciales y políticas le llevaron durante su etapa universitaria a emigrar a Dublín. Se graduó en el University College en 1943 y un año después publicó su primer artículo, en el British Medical Journal, sobre la hepatitis postransfusional.

Tras la Segunda Guerra Mundial, ya casado con Gertrude Margaret Konirsch, comenzó su aprendizaje en radiología. En 1950, John MacMichael que había sido profesor suyo en la Facultad de Medicina, y estaba buscando un radiólogo con mentalidad investigadora y dinámica que pudiera galvanizar el departamento de radiología en el Hammersmith Hospital, pensó en él: Robert Steiner rápidamente alcanzó la posición de Senior Lecturer y director del Departamento (1955), siendo promovido a Profesor de Radiología Diagnóstica en 1961.

Fue el primer departamento académico de la radiología británica: un modelo de radiología universitaria, investigación, asistencia y docencia práctica. Robert Steiner, secundado por excelentes colaboradores como John Laws y Frank Doyle, hizo posible este cambio merced a su trabajo y entusiasmo, supo crear un adecuado ambiente de trabajo, una “maravillosa tensión” como describen sus residentes, siempre conscientes de que “El Profesor” estaba a su alrededor y podía en cualquier momento solucionar las dudas o problemas cotidianos.

De carácter amable, dotado de una gran humanidad, era un jefe exigente que sabía obtener lo mejor de sus discípulos. Supo aglutinar a los diferentes estamentos del departamento como una familia, incluso estableciendo lazos sociales: Robert y su esposa Gertie organizaban con regularidad parties para todo el departamento en su propio domicilio; conocían no solo a los miembros del staff sino también a sus esposas e hijos.

Las décadas en que Robert Steiner fue profesor en el Hammersmith Hospital fueron los años dorados de esta institución. Su dedicación a la radiología clínica, con las sesiones diarias con las distintas especialidades contribuyó a ello.

La línea de investigación más sobresaliente durante esa época estuvo centrada en la radiología cardiovascular, fue la época inicial de la angiografía cardiaca en el Hammersmith, plasmada en más de 265 artículos, todos ellos dirigidos por el Profesor Steiner, y varios libros, entre los que destacan: “Alteraciones clínicas de la circulación pulmonar” (1960) y los volúmenes 5, 6, 7 y 8 de “Recientes avances en Radiología” (1975, 1979, 1983 y 1986).

Galardonado con la Barclay Medal del British Institute of Radiology (1966), editor del Bristish Journal of Radiology, fue presidente del British Institute of Radiology (1972-73) y del Royal College of Radiologist (1977-80), estando en posesión de la medalla de oro de esta institución (1986).

Aunque se retiró en 1983, continuó trabajando como profesor emérito, siguió siendo el pionero que siempre había sido, dedicándose durante esa última etapa al desarrollo de la naciente disciplina de la resonancia magnética.

 

 
 

El Rincón de la Historia

Herbert Abrams

Radiólogo americano (New York, 1920 - Palo Alto, California, 2016), pionero en el campo de la radiología vascular, autor en 1961 del texto clásico Abrams´ Angiography: Vascular and Interventional Radiology. Conocido activista antinuclear fue cofundador de la organización International Physicians for the Prevention of Nuclear War, ganadora del Premio Nobel.

Nacido en el seno de una familia de inmigrantes, declinó ocuparse del negocio familiar de ferretería. Se graduó en la Universidad de Cornell en 1941 y obtuvo su título de medicina en el Long Island College en 1946. Quería ser psiquiatra, hasta que quedó cautivado por las inmensas posibilidades de la imagen radiológica en el campo de la cirugía y la terapéutica.

Completó su residencia en radiología en Stanford en 1952, integrándose como profesor asistente de radiología en 1954. Allí alcanzó el puesto de director del departamento. Bajo su dirección, Stanford fue pionera en el campo del diagnóstico angiográfico de las enfermedades cardiacas congénitas y del adulto, así como de la patología coronaria.

En 1961 publicó Angiography el primer libro de texto que ofrecía una visión integrada, de conjunto, sobre este tema, actualmente está en su cuarta edición, editado por Stanley Baum, bajo el título Abrams´ Angiography: Vascular and Interventional Radiology.

En 1967 se trasladó a Boston donde desempeñó el puesto de Philip H. Cook Professor de Radiología en Harvard Medical School y el de jefe de Radiología del Brigham and Women’s Hospital y del Dana Farber Cancer Center. Creó uno de los mejores departamentos de radiología del país, con mentalidad investigadora y una sobresaliente faceta docente, siempre en busca de la excelencia.

Autoridad internacionalmente conocida en el campo de la radiología cardiovascular, publicó más de 190 artículos y siete libros. Fundador y editor jefe de la revista Cardiovascular and Interventional Radiology, fue también durante muchos años editor jefe de la revista Postgraduate Radiology.

En los últimos años de su etapa en Boston, en el inicio de la década de los 80, desarrolló un gran interés por los efectos de las radiaciones ionizantes y las posibles consecuencias de una accidental o inadvertida guerra nuclear, convirtiéndose en uno de los mayores expertos en los efectos de la radiación de baja dosis sobre la salud. Fue vicepresidente fundador de la International Physicians for the Prevention of Nuclear War, que ganó el Premio Nobel de la Paz en 1985, cinco años después de su fundación.

En ese mismo año volvió a la Universidad de Stanford como profesor de radiología, dedicándose fundamentalmente a la investigación y a la cooperación con el Center for International Security and Cooperation (CISAC), en un intento de consolidar un marco de mejor compresión de la seguridad internacional durante la era nuclear.

Visionario y pionero en el campo de la radiología, su carrera abrazó las cuatro dimensiones de la biomedicina: el cuidado del paciente, la investigación, la docencia y la defensa de la paz, mediante sus esfuerzos por la desnuclearización.

Con una vida familiar plena -73 años junto a su querida esposa Marilyn-, el día de su 95 cumpleaños, jugó un partido de tenis, (hasta el último mes de su vida jugaba al tenis tres veces a la semana), dobles, en el que se incluían cuatro generaciones: él, su hijo, su nieto y su biznieto.

 

 
 

El Rincón de la Historia

Helen Redman

Radióloga americana (1935, Newton, Massachussets-2000, Dallas, Texas), fue la primera mujer que ocupó la presidencia de la Radiological Society of North America (RSNA), siendo también miembro fundador de la American Association for Women Radiologists.

Educada en Philadelphia, realizó sus estudios de medicina en la Universidad de Columbia, New York, y su residencia en radiología en el Hospital Stanford Palo Alto de California.

Completó su formación como “James Picker Fellow in Radiologic Research”, bajo la tutela del profesor Olle Ollson, en Suecia.

Pionera en el campo de la radiología vascular intervencionista, fue la primera residente en Stanford del reputado radiólogo vascular Herbert Abrams, encaminando ulteriormente sus pasos hacia esta disciplina.

Fellow fundadora de la Society of Cardiovascular and Interventional Radiology, trabajó sin descanso para lograr la certificación y acreditación de esta nueva subespecialidad. Su prestigio dentro de la misma fue indiscutible: a lo largo de su carrera fue nominada como Charles Dotter Lecturer, Rogoff Lecturer y propuesta para pronunciar la Cook Invitational Letter.

Profesora y vice chairman del Departamento de Radiología de la Universidad de Texas, desempeñó un activo papel en distintas organizaciones y sociedades profesionales. Fue la primera mujer presidente de la RSNA (1994-1995), así como también de la Texas Radiological Society.

En 1997, la revista Diagnostic Imaging la nominó como una de las personas con mayor influencia en el campo de la radiología.

Líder y mentor de la mujer en esta especialidad, fue miembro fundador de la American Association for Women Radiologist, que en 1999 la honró con la concesión del Premio Marie Curie.

Miembro de 20 sociedades y organizaciones profesionales, publicó más de 80 artículos científicos y 21 capítulos de libro. Siempre será recordada por su contribución como coautora del libro Gastrointestinal Radiology, mundialmente conocido y que constituyó una obra de lectura obligada para todos los residentes de esa época.

Miembro honorario del Royal College of Surgeons (Reino Unido), del British Institute of Radiology y del European Congress of Radiology; en el año 2000, pocos días antes de su fallecimiento, durante una ceremonia especial recibió la medalla de oro de la RSNA, así como la medalla de oro de la Society of Cardiovascular and Interventional Radiology y la de la Texas Radiological Society.

Mujer emprendedora, pionera en el campo de la radiología vascular intervencionista, verdadera líder de escuela, con importantes logros en las parcelas clínica e investigadora, su figura será recordada como un símbolo de la potencialidad de la mujer en el campo de la radiología.

 

 
 

El Rincón de la Historia

Rafael Casanova Gómez

Radiólogo español (1946-1997), máximo representante de la radiología moderna y de una de las escuelas más prestigiosas del país, coautor junto con el Profesor César S. Pedrosa de uno de los mejores textos de radiología en lengua castellana: “Diagnóstico por Imagen. Tratado de Radiología Clínica”.

En 1970, comienza su residencia en radiología en el Hospital Clínico de San Carlos de Madrid, donde desarrolló la mayor parte de su carrera, como adjunto, una vez acabado su periodo de residencia y luego como jefe clínico. Durante años fue tutor del programa de enseñanza de residentes.

En octubre de 1978, se encargó de la organización y puesta a punto del primer equipo de tomografía computarizada del Servicio de Radiología del Clínico, uno de los primeros del país, por donde pasaron la mayor parte de los jóvenes radiólogos españoles y latinoamericanos que, en aquellos tiempos, querían aprender los principios de esta revolucionaria técnica de imagen.

Obtuvo el Diploma Europeo de Radiología en la primera convocatoria, en 1980, desempeñando las funciones de secretario de la Sociedad Española de Radiología (SERAM) entre 1986 y 1990.

Fue colaborador especial en la primera edición del texto “Diagnóstico por Imagen. Tratado de Radiología Clínica” del Profesor Pedrosa, en 1986, y codirector de la segunda edición en 1997, en la que su espíritu analítico y su capacidad técnica fueron insustituibles. Fue asimismo editor jefe de las “Monografías de Diagnóstico por Imagen”, cuyo primer número apareció en marzo de 1987.

Ese mismo año se hace cargo de la Jefatura de Servicio de Radiología del Hospital de La Princesa, donde dejó honda huella de su buen quehacer en la formación de radiólogos. En 1993, se incorporó a la recién creada Clínica de la Moncloa como responsable del Servicio de Imagen.

Elegido presidente de la Sociedad Española de Radiología en 1994, dejó profunda impronta de su personalidad; dedicó una parte importante de su tiempo a la acreditación de las actividades científicas de nuestra profesión, un auténtico reto, convencido de su importancia para la planificación de la educación continuada de nuestra especialidad, destacando siempre por su iniciativa por el diálogo, su imaginación para crear nuevas tareas y su gran capacidad organizativa. Gracias a sus gestiones, España pasó a integrarse en el Colegio Interamericano de Radiología, foro excepcional, para servir de puente entre la comunidad latinoamericana y la española.

Ese mismo año, se le descubrió un colangiocarcinoma hiliar, por lo que fue sometido a un trasplante hepático, con un excelente resultado inicial. Finalmente, falleció en 1997. Recibió a título póstumo la Medalla de Oro de la SERAM. El Colegio Interamericano de Radiología, en su Congreso de 1998, celebrado en Miami, le rindió un homenaje con un simposio dedicado a él.

Rafa Casanova, como le conocían sus amigos, vivió sus 51 años de vida para la radiología española. Su trayectoria profesional estuvo ligada a la de César Pedrosa, que lo consideró a lo largo de los años “alumno, colega, socio, coeditor de libros de texto y revistas, pero sobre todo amigo y compañero de ilusiones”.

Muchos de sus antiguos residentes -faceta a la que se dedicó en cuerpo y alma, y de la que se sentía orgulloso- ocupan hoy puestos de responsabilidad en distintos hospitales españoles y latinoamericanos.

 

 
 

El Rincón de la Historia

Carlo Procacci

Radiólogo italiano (1950-2003), considerado como uno de los mayores expertos mundiales en patología pancreática, promotor del grupo multidisciplinar de estudio de esta patología de la Universidad de Verona.

Nacido en Corato, realizó sus estudios en la Facultad de Medicina de la Universidad de Bari, graduándose en 1974 con las máximas calificaciones. En 1977, tras pasar tres años en la Escuela de Especialización de la Universidad de Padua obtuvo su diploma de especialista en radiología.

En 1980, se incorpora al Departamento de Radiología de la Universidad de Verona, siendo nombrado en 1987 profesor asistente, dedicándose a la enseñanza de la anatomía radiológica, alcanzando en 1998 el rango de profesor de esta disciplina.

En 2002, fue nombrado Director del Departamento de Ciencias Morfológicas y Biomédicas de la Universidad de Verona, sucediendo al prestigioso Profesor Gianfranco Pistolesi, máximo exponente de la escuela radiológica de Verona.

Se dedicó fundamentalmente a las nuevas técnicas de imagen, tomografía computarizada y resonancia magnética de tórax y abdomen, con especial preferencia por el páncreas.

Avanzado a su época, fue el impulsor de un grupo multidisciplinar de trabajo sobre patología pancreática, integrado por clínicos, patólogos, cirujanos y radiólogos, concepto pionero en su tiempo, que posibilitó grandes avances en el diagnóstico y tratamiento de esta patología, contribuyendo con sus publicaciones a un mejor conocimiento de entidades tales como la pancreatitis autoinmune o la pancreatitis crónica quística dependiente de la distrofia de la pared duodenal.

Trabajador incansable, era frecuente verlo en quirófano o en el laboratorio de anatomía patológica para establecer la confirmación definitiva de los diagnósticos emitidos en las sesiones clínicas multidisciplinares que se celebraban los jueves por la tarde.

Exigente consigo mismo y con los componentes de su grupo de trabajo, era una persona próxima y dialogante, entusiasta, enamorado de la docencia.

Miembro de la Sociedad Italiana de Radiología Médica desde 1978, fue secretario de la Sección de Tomografía Computarizada y Vicepresidente de la Sección de Radiología Torácica. Tuvo una importante participación en las actividades de la Sociedad Europea de Radiología Abdominal y Gastrointestinal.

Es autor de 113 artículos originales, 54 capítulos de libro y dos monografías; la última sobre imagen pancreática: “Tumores quísticos y poco frecuentes” fue publicada en 2003. Fue revisor del Journal of Computed Assistant Tomography, European Radiology, Pancreatology y La Radiología Médica.

Ganó el P. Perona Scholarship de la Universidad de Padua en 1978 y el premio Luigi Pigorini de Radiología Torácica en 1989.

Solicitado conferenciante, pronunció más de 260 charlas en diferentes países.

Falleció a consecuencia de un carcinoma de páncreas, pero el resto de su equipo continúa su trabajo de acuerdo a las directrices emanadas de su maestro con objeto de mantener la lucha contra esta entidad, “el asesino silencioso”, convencido de que al final ganará la batalla.

 

 
 

El Rincón de la Historia

Edward Staab

Fue un radiólogo americano (1936-2008), considerado como uno de los pioneros en el campo de los sistemas de archivo y comunicación de imágenes (PACS).

Nacido en Albany, Nueva York, se graduó en la escuela de medicina de la Universidad de Minnesota en 1961, completando en esta misma universidad, tras un internado en California, la residencia en radiología diagnóstica en el Hospital de Veteranos.

Simultáneamente obtuvo la graduación en biofísica. Realizó su servicio militar como capitán del ejército, siendo director del programa de investigación de biología de las radiaciones en el Walter Reed Army Medical en Maryland.

Inició su carrera civil como profesor asistente de radiología en la Vanderbilt University en Tenessee, ejerciendo las funciones de director del departamento de medicina nuclear. En 1973, se trasladó a la Universidad de Carolina del Norte como profesor de radiología y jefe de la división de imagen: allí desarrolló su interés en las tareas de administración y gestión, permaneciendo como chairman asociado del Departamento desde 1979 a 1986.

Pionero en el concepto de combinar varias tecnologías de imagen para mejorar las posibilidades diagnósticas de las mismas, muchas de sus publicaciones de esta época abordan el uso de técnicas combinadas.

Persona creativa, visionario, fue también uno de los primeros radiólogos en preconizar la utilización de los PACS, reconociendo el futuro potencial de esta tecnología emergente como algo que iba a revolucionar los aspectos administrativos de la radiología, proporcionando un sistema de archivo, procesamiento y transmisión de imágenes a distancia más eficiente. Comenzó a escribir sobre la utilidad de los PACS en el año 1980, mucho antes de que se convirtiera en un sistema viable para los departamentos de radiología.

En 1986, pasa a la Universidad de Florida donde permaneció como profesor y chairman hasta 1998, incorporándose ulteriormente al National Institute of Health como experto en el programa de imagen del National Cancer Institute. Finalizó su carrera académica en la Wake Forest University, en Carolina del Norte.

Fue el primer chairman del Comité de Comunicación Electrónica de la Radiological Society of North America (1986-1991), comité responsable del establecimiento del DICOM Standard y de la evolución de los exhibits docentes en el congreso anual, en la actualidad Comité de Radiología Informática.

Miembro fundador de Futur RAD, fue el encargado de pronunciar en la RSNA de 1995 la Eugene P. Pendergrass New Horizon Lecture: “Cuestión de consenso: Rediseñando el futuro de la Radiología”.

Fue máximo representante de la radiología académica, comprometido con múltiples organizaciones radiológicas (Colegio Americano de Radiología, Sociedad Americana de Medicina Nuclear, examinador del American Board of Radiology, RSNA), galardonado con varias distinciones, entre ellas: Best Doctor in America, Top 20 Most Influential People in Radiology y varias Hartman Gold Medal. Dotado de una habilidad natural para ver más allá de lo obvio, destacó también por su madera de líder.

Científico, docente e investigador, persona generosa y de gran energía, desempeñó un importante papel en muchas fundaciones filantrópicas.

 

 
 

El Rincón de la Historia

Igor Laufer

Radiólogo americano (1944-2010), mundialmente conocido por sus publicaciones sobre radiología del tubo digestivo, autor del texto clásico "Radiología de doble contraste del tracto gastrointestinal", publicado en 1979, obra maestra que sienta las bases de esta disciplina.

Nacido en Eslovaquia, realizó sus estudios de medicina en la Universidad de Toronto, graduándose en 1967. Clincal fellow en Harvard Medical School entre 1969 y 1972, jefe de residentes durante esa época en el Beth Israel Hospital, fue ulteriormente profesor asistente en la McMaster University de Toronto de 1974 a 1976, antes de incorporarse a la Universidad de Pensilvania, donde alcanzó en tan solo cuatro años el rango de profesor del Departamento.

Jefe de radiología gastrointestinal desde 1976 a 1997 y director del programa de residencia entre 1993 y 2000, fue pionero en el desarrollo de las técnicas de radiología gastrointestinal de doble contraste. Su trabajo justificó el resurgir de los estudios baritados y una nueva era en el campo del doble contraste, tanto del tracto digestivo superior como del inferior.

Fue autor, en 1979, del texto "Radiología de doble contraste del tracto gastrointestinal con correlación endoscópica”, considerado como una obra maestra, que tuvo una profunda influencia en el aprendizaje de todos los radiólogos gastrointestinales de esa época, en cuanto describía los hallazgos precoces de las distintas entidades patológicas, desde la esofagitis herpética a la enfermedad inflamatoria intestinal, así como los signos incipientes de la patología tumoral, tanto benigna como maligna, en virtud del detallado estudio de la mucosa gastrointestinal que las técnicas de doble contraste posibilitaban.

Conferenciante muy solicitado, dio más de 400 conferencias como profesor invitado, entre ellas 16 “honorary lectures”. Destacaba por su afán de claridad, con una gran habilidad para disgregar los temas más complejos en su esencia básica.

Presidente de la Sociedad Americana de Radiólogos Gastrointestinales entre 1984-1986, recibió en 1991 el más alto galardón de esta sociedad: la medalla Walter B. Cannon como reconocimiento a sus logros en el campo de la radiología gastrointestinal. En 2005, la Sociedad Radiológica de Filadelfia le otorgó el Premio al Educador más Destacado.

Durante años, en una época en la que resultaba ya difícil competir con las nuevas tecnologías, siguió publicando novedosos artículos sobre radiología baritada gastrointestinal siempre bien recibidos en las revistas de imagen de máximo impacto.

Marc Levine, su sucesor como jefe de radiología digestiva en la Universidad de Pensilvania lo describe como un pionero en el campo de la radiología gastrointestinal, que con su entusiasmo logró el resurgir de la radiología baritada y lideró la nueva era de los estudios de doble contraste. Su libro, mundialmente reconocido, ha sido una lectura esencial para todos los residentes durante su etapa de formación en radiología digestiva.

 

 
 

El Rincón de la Historia

David Sutton

Radiólogo inglés (1917-2002) valorado como uno de los pioneros de esta especialidad en su país. Experimentado radiólogo vascular, autor del famoso Text Book of Radiology que lleva su nombre, considerado como la biblia de la especialidad por todos los aspirantes a radiólogos de esa época.

Nacido en Manchester como David Suchanitsky, en el seno de una familia de inmigrantes judíos con escasos recursos económicos, que había abandonado Rusia huyendo de las persecuciones desencadenadas al inicio del siglo, la familia cambió su apellido mediante escritura legal cuando, gracias a una beca meritoriamente conseguida, era estudiante en la Universidad de Manchester.

Tras su etapa académica, sirvió durante tres años y medio en el Cuerpo Médico de la Armada Real, periodo en el que nació su entusiasmo por la radiología. Al dejar el ejército, se entrenó en Londres en el “Hospital for Nervous Diseases Queen Square”, intentando convertirse en neurorradiólogo. El Dr. James Bull había introducido allí recientemente la técnica de angiografía carotídea mediante punción percutánea, y David Sutton fue la segunda persona en todo el Reino Unido en llevarla a cabo.

Durante su estancia en Queen Square, realizó su tesis sobre la radiología del acueducto y el cuarto ventrículo. Posteriormente, se trasladó al Hospital de Middlesex, donde desarrolló las técnicas de angiografía periférica y placentaria.

En 1953 fue nombrado radiólogo consultor en el St Mary´s Hospital de Paddington, en una época en la que se llevaron a cabo grandes avances en el campo de la cirugía vascular, lo que le proporcionó la oportunidad de convertirse en uno de los radiólogos vasculares más expertos y hábiles de su tiempo. En 1981, publicó una monografía con su experiencia en más de 10.000 angiografías. Este periodo marca le “era de oro” del St Mary´s Hospital en el manejo quirúrgico de la patología vascular y en el estudio de las causas de la hipertensión renovascular.

La contribución de David Sutton en estos dos campos fue fundamental, alcanzando la posición de director del Departamento de Radiología de dicho hospital.

Editor del Journal of the Faculty of Radiology desde 1959 a 1964, fue pieza clave en el cambio del nombre de la revista, que pasó a denominarse Clinical Radiology, incrementando ampliamente su circulación al lograr atraer contribuciones originales de alta calidad. Gracias a la experiencia adquirida en el manejo de los temas candentes de la especialidad y del trato con los mejores autores, logró coordinar un equipo muy dinámico de contribuyentes a su Textbook of Radiology, que originalmente coeditó con ellos, para ulteriormente editar en solitario. Nuevas ediciones del texto fueron apareciendo regularmente, hasta que se convirtió en un libro esencial requerido por los aspirantes a radiólogos en todo el mundo. David Sutton supervisó activamente la séptima edición hasta pocos días antes de su fallecimiento.

De temperamento combativo, le gustaba practicar squash, lo que hacía regularmente, con un buen nivel, doblegando por agotamiento a los más difíciles rivales. En sus últimos años de vida, se vio afectado por la enfermedad de Parkinson, cuyo inicio había previsto, en virtud de sus antecedentes familiares. Falleció de un ataque al corazón el 18 de diciembre de 2002.

 

 
 

El Rincón de la Historia

Josef Lissner

Radiólogo alemán (22 de Abril 1923, Tuz, Posen-Prusia Oriental-30 de Diciembre 2006, Schäftlarn-Ebenhausen, Baviera), líder de la radiología europea responsable de la refundación del Congreso Europeo de Radiología (ECR), en 1991, y de la creación en ese mismo año de la revista European Radiology, órgano de expresión de la Sociedad Europea de Radiología.

Tras acabar sus primeros estudios en 1942 y servir como sargento en un hospital militar de la Francia ocupada en el curso de la Segunda Guerra Mundial, al término de la misma llevó a cabo sus estudios de medicina en la Universidad de Erlangen, doctorándose en 1951 con una tesis sobre el impacto de la vitamina K y la metionina en la hipotrombinemia debida al dicumarol.

Realizó su formación en radiología y radioterapia en la Universidad de Frankfurt, bajo la tutela del Profesor Alfred Gebauer, con el que permaneció hasta 1963. Trabajó también hasta 1969 con el Profesor Boris Rajewski, siendo nombrado en 1970 director del Departamento de Radiología Clínica de la Universidad de Munich. Se ocupó tanto del radiodiagnóstico como de la medicina nuclear y la radioterapia. Desde 1981 a 1991, fue también director médico del Hospital de Grobhadern.

Además de su trabajo clínico y científico, es autor de un Manual de Radiología junto a sus colaboradores, texto de referencia para la mayor parte de los estudiantes y residentes de radiología de esa época. Tuvo la visión en 1991 de volver a organizar el Congreso Europeo de Radiología con el formato que actualmente se mantiene, fundando en ese mismo año la revista European Radiology que ulteriormente se convirtió en el órgano de expresión de la Sociedad Europea de Radiología, siendo hoy en día una de las revistas radiológicas de mayor factor impacto.

Nombrado presidente de la Sociedad Alemana de Radiología en 1979, ejerció este cargo hasta 1985. En 1984, se le otorgó la medalla de la Sociedad Radiológica de Baviera y en 1988, la Cruz Federal del Mérito de primera clase, siendo nombrado Doctor Honoris causa por la Universidad de Breslau en 1987.

Miembro de la Academia Alemana de Ciencias, era miembro de honor de 10 sociedades radiológicas europeas (Alemania, Austria, Francia, Italia, Suiza, Polonia, Hungría, Bulgaria, Grecia, Checoslovaquia), así como de las sociedades radiológicas americana y japonesa.

Retirado en 1994, permaneció activo, era habitual verlo asistir a las jornadas del Congreso Europeo en Viena hasta poco antes de su fallecimiento en 2006, participando activamente en el desarrollo de las sesiones y discusiones científicas.

Recordado como un líder entusiasta, tanto a nivel europeo como mundial, muchos de sus discípulos desempeñan hoy papeles relevantes en la radiología europea.

En su honor se instituyo la “Josef Lissner Honorary Lecture”, acto central del Congreso Europeo de Radiología, que cada año pronuncia uno de los más distinguidos radiólogos del mundo.

 
 

El Rincón de la Historia

Francisco Campoy Vidal

Radiólogo andaluz (Cartagena, 1920-Sevilla, 2001) fue el primer español en obtener el American Board of Radiology. Considerado como uno de los docentes más importantes de la radiología española en su época, creó escuela con una nueva visión del ejercicio de la radiología clínica.

Cartagenero de nacimiento, pero sevillano de adopción, realiza la licenciatura en Medicina y Cirugía en la Universidad de Sevilla, con premio extraordinario en el curso 1944-45.

Se traslada, becado, a Estados Unidos en el año 1948. Realiza un rotatorio previo en patología, que le sirve para perfeccionar el idioma y lleva a cabo la residencia en radiología diagnóstica, radioterapia y medicina nuclear en Filadelfia, Pensilvania, entre 1949-1952. Aceptado como miembro numerario de la Radiological Society of North America (RSNA) en 1951, obtiene un año después el American Board of Radiology.

Profesor asociado de radiología diagnóstica en el Jeanes Hospital Fox Chase de Filadelfia, fue nombrado ulteriormente consultor y profesor asociado del Children´s Hospital de esa ciudad. Su periplo americano tuvo una duración de 7 años.

A su vuelta a España, inicia su trabajo como profesor de radiología diagnóstica en la cátedra de Patología Médica de la Facultad de Medicina de Sevilla.

En 1957, conoce a Julia Balbontín, con la que tras pocos meses de noviazgo contrae matrimonio, hecho que definió su afincamiento definitivo en la ciudad de Sevilla; nacen y se desarrollan sus cinco hijos, de los cuales dos -Francisco y Julio- siguen la saga radiológica.

En el año 1963, se inaugura el Policlínico de la Facultad de Medicina. El entonces catedrático de Patología General pone a disposición del Dr. Campoy todas las instalaciones radiológicas de que dispone y poco a poco el resto de catedráticos se van incorporando al Policlínico siguiendo la misma línea, lo que permite al Dr. Campoy, con unas instalaciones modernas, iniciar el cambio en ese nuevo enfoque del ejercicio de la radiología clínica, cambio revolucionario para aquel entonces, que marca un antes y un después.

Fue uno de los especialistas con mayor capacidad docente del país, impulsor de los sábados radiológicos de la Sociedad Española de Radiología Médica (SERAM) y asesor de la revista Radiología durante varios años.

Desempeñó hasta su jubilación el cargo de director de los servicios de radiología del Hospital Clínico Universitario de Sevilla.

Vicepresidente de la Sociedad Española de Radiología entre 1969-1974, medalla de oro de la SERAM en 1988, se le otorgó el galardón Galeno en 2001 en reconocimiento a sus muchos méritos y capacidad docente.

De amplia y densa trayectoria profesional, fue un hombre veraz, austero, poco crítico con los demás y sí consigo mismo. Creó escuela.

 
 

Ignacio Blajot Pena

Médico y radiólogo catalán (1912-1993), considerado como uno de los pioneros de la radiología torácica en España.

Natural de Barcelona, acabó sus estudios de medicina en 1936 y se dedicó al ejercicio de la medicina general durante unos años. Entró en contacto con la radiología a través del Instituto Antituberculoso y de la Clínica Médica Universitaria dirigida por el prestigioso catedrático de la Universidad de Barcelona Profesor Pedro-Pons, con quien colaboró en el clásico tratado de Medicina Interna coordinado por él.

Dirigió la radiología de ambas entidades, siendo profesor de la Escuela de Enfermedades del Aparato Respiratorio de la Universidad de Barcelona.

En el Hospital Clínico Universitario, integrado en la clínica del Prof. Pedro-Pons, además de llevar a cabo su actividad en el campo de la radiología general, cooperó, en la década de los sesenta, en el desarrollo de exploraciones neurorradiológicas, junto al prestigioso especialista Juan Solé Llenas, a su vuelta de los hospitales parisinos de La Salpêtriere y La Pitié, donde este último había completado su formación.

En 1970, escribió el libro “Radiología Clínica del Tórax”, el primero en castellano sobre este tema. Considerado en su época como una obra maestra, ha sido el texto utilizado por las generaciones ulteriores de radiólogos de habla hispana, a la altura de los textos de Benjamin Felson o Robert Frazer, que aparecieron posteriormente.

Publicó numerosos trabajos sobre radiología torácica en revistas de prestigio, muchos de los cuales mantienen su vigencia y continúan siendo citados en las publicaciones de hoy en día.

Profesional inquieto y siempre al día, le agradaba que le consideraran el “eterno residente en radiología”.

En 1988, se le concedió la medalla de oro de la Sociedad Española de Radiología Médica (SERAM), galardón que compartió con otros dos eminentes radiólogos españoles: Francisco Campoy Vidal, el primer radiólogo español que obtuvo el Board Americano, y José Bonmatí Bonmatí, también formado en Estados Unidos.

Se casó con María Teresa Canals; amante de la música, fue un estudioso de los poetas de la generación del veintisiete. Formó parte de una élite intelectual vinculada a través de la prestigiosa revista Destino, junto a otros grandes pensadores e intelectuales españoles como Eugenio D’Ors y Néstor Luján, en la que incluso llegó a escribir crónicas taurinas.

Fue autor de un ensayo sobre la teoría de la Cosmogénesis del teólogo Teilhard de Chardin… en suma: un verdadero espíritu del renacimiento.

El Dr. Blajot, en su época, marcó un hito en la radiología española, su libro de radiología torácica fue el texto con el que se formaron en esta disciplina varias generaciones de radiólogos hispanoparlantes.

 
 

Rogelio Moncada

Rogelio Moncada (Monterrey, 1933-Autumn Leaves Home of St. Charles, Illinois, 2014) renombrado radiólogo y educador mexicano, es considerado como uno de los más grandes maestros de la radiología Latinoamericana.

Nacido en Monterrey, realizó sus estudios de medicina, el internado y la residencia en radiología en la Universidad de Nuevo León en su ciudad natal.

En busca de nuevos horizontes se traslada a Chicago en 1961, donde en el Cook County Hospital completó su formación en radiología con sendos fellowships en cardiología y pediatría.

Desempeñó su actividad profesional en la Loyola University de esta ciudad, durante 35 años, llegando a ser chairman del Departamento de Radiología; Leon Love, su antecesor en el cargo, fue su gran amigo y mentor.

En 1999, se trasladó a la Lousiana State University en Nueva Orleáns, donde permaneció hasta su jubilación en 2009.

Apasionado de la medicina y sobre todo de la docencia, galardonado en repetidas ocasiones con el premio “Apple of the Year” que se concedía anualmente en la Loyola University al mejor docente del Departamento, sus numerosas contribuciones científicas en libros y revistas merecieron en varias ocasiones los máximos galardones de la Radiological Society of North America.

Formó parte del Comité de Radiología Diagnóstica del Instituto de Salud de Estados Unidos, conocido como INH, fue Presidente de la Sociedad de Tomografía Computarizada.

Afamado conferenciante, era requerido en los más prestigiosos foros y congresos. Hombre de gran honestidad intelectual, sus inagotables ansias de enseñar le llevaron a instaurar cursos de radiología en México, Argentina, Brasil, Urugay y en otros países latinoamericanos, marcando una nueva etapa en cada país que visitaba, aportando los últimos avances y técnicas radiológicas.

Caracterizado por una gran generosidad, ayudó y aconsejó a muchos compañeros latinoamericanos haciendo posible que lograsen una plaza de residente o una posición laboral estable. Son bien conocidas sus donaciones de catéteres, agujas, equipamiento y material a los hospitales públicos de estos países menos favorecidos.

Mexicano de nacimiento y latinoamericano de corazón, este gigante de la educación que abrió camino y llevó de la mano a cientos de jóvenes, fue reconocido como Maestro de la Radiología Argentina, Miembro de la Academia Nacional de Medicina de México y Medalla de Oro del CIR (2002).

 

 
 

Ellen Shaw de Paredes

Radióloga americana (Fairmont, West Virginia, 12 de abril, 1952-Richmond, 30 de agosto, 2014) referente internacional en diagnóstico e intervencionismo de mama.

Tras graduarse “cum laude” en el “Bryn Mawr College” de Pennsylvania, inició su formación radiológica en 1979 en Richmond (Virginia), desarrollando ulteriormente su actividad profesional en la Universidad de Virginia, donde ostentó el cargo de profesora y jefa de Sección de Imagen Mamaria, desde 1994.

En 2005, fundó en Richmond el “Ellen Shaw Institute for Women´s Imaging” y, posteriormente, la “Ellen Shaw de Paredes Breast Cancer Foundation”, enfocada al diagnóstico precoz del cáncer de mama.

Su actividad profesional, que desarrolló durante más de 30 años, estuvo orientada al cuidado de miles de mujeres con cáncer de mama, con especial dedicación a las que no disponían de recursos económicos, transmitiendo el mensaje de que la educación sobre la detección precoz del cáncer de mama es el arma fundamental para luchar contra esta entidad.

El logo de su Fundación, la mariposa, como símbolo de la belleza y fragilidad de la vida, es también un reflejo de la transformación experimentada en el área del screening mamario gracias al trabajo y dedicación de esta pionera.

Autora de más de 100 artículos y de varios libros sobre patología mamaria, el más renombrado el “Atlas of film screen mammography” -actualmente en su tercera edición- se comportó siempre de manera sencilla y ejemplar con todos aquellos que acudían a ella para buscar orientación y consejo en esta disciplina.

Casada con Víctor Paredes, ginecólogo de origen peruano, durante más de 30 años, tenía amplio conocimiento del idioma español. Formaban una entrañable pareja, que casi siempre viajaba junta.

Conferenciante destacada, estuvo en España en varias ocasiones colaborando en el desarrollo de diversas reuniones científicas; en el año 1996 participó en el IV Curso de Actualización en Patología Mamaria celebrado en Sevilla y en el VIII Curso de Correlación Radiológico-Patológica del AFIP en Madrid, colaborando en los Congresos de la Sociedad Española de Imagen Mamaria en 1998, 1999 y 2009.

Miembro de Honor de la Sociedad Española de Diagnóstico por Imagen de la Mama desde 1998, la Dra. Shaw de Paredes reunía carisma, generosidad, alegría y liderazgo. Fue, además, una gran educadora; sus esfuerzos estuvieron siempre dedicados a proporcionar ayuda a la mujer. Su legado permanece vivo en todas sus pacientes.

 

 
 

Iñaki Azcuna Urreta

Ignacio Azcuna (Durango, Vizcaya, 14 de febrero de 1943 - Bilbao, 20 de marzo de 2014), médico radiólogo, profesor y político español, alcalde de la ciudad de Bilbao, desde 1999 hasta 2014.

Nacido en Durango, estudió en Salamanca donde se licenció en Medicina en 1966, especializándose en cardiología y radiología. Tras doctorarse cum laude por la Universidad de Salamanca se trasladó a Francia para trabajar como asistente extranjero en el Hospital Broussais, de la Universidad de París, entre 1971 y 1972. Allí conoció a Anabella Domínguez, una estudiante mexicana de filología francesa con quien más tarde contraería matrimonio.

Profesor de Medicina Física y Radiología en la Universidad del País Vasco desde 1973, trabajó en el Hospital de Cruces (Baracaldo, Vizcaya), primero como médico adjunto y, a partir de 1976, como jefe de Servicio de Radiología. En 1981 fue nombrado Director del Hospital de Cruces. Entre sus múltiples publicaciones, más de un centenar de artículos, cabe destacar dos libros, que expresan su faceta de especialista en radiología cardiovascular: Tratado de Cardiología Pediátrica (Salvat 1983) y Angiografía de las Cardiopatías Congénitas (1988); este último constituye una magnífica correlación radiopatológica de dichas entidades.

En 1982, fue designado director de Hospitales del Gobierno Vasco, desempeñando entre 1983 y 1987 el cargo de director general del Servicio Vasco de Salud. En 1991, asumió el cargo de Consejero en el Departamento de Sanidad del Gobierno Vasco.

Fue elegido alcalde de la ciudad de Bilbao en las elecciones municipales de 1999, siendo reelegido en 2003 y 2007. Durante sus años de mandato, la ciudad se transformó por completo, impulsando una arquitectura de calidad que contribuyó a incrementar la belleza del nuevo Bilbao, convirtiéndose en una ciudad más amable para los vecinos y los visitantes, que se multiplicaron en número. En el año 2013, recibió el Premio Alcalde del Mundo que otorga la Fundación City Mayor, en reconocimiento de su trabajo en la ciudad de Bilbao.

Caballero de la Legión de Honor de Francia (2011), también le fue concedida la Gran Cruz de la Orden Civil de Sanidad (2000). En el año 2013, el Ateneo de Zaragoza le nombró Socio de Honor y de Mérito por su potenciación de la cultura, distinción que ha recaído solamente en siete personas, entre ellas el Premio Nobel de Medicina D. Santiago Ramón y Cajal.

Fue un hombre cercano, comprometido, inteligente, riguroso y culto. Sirvió a todos y a todo, sin servirse nunca de nadie ni de nada.

Los radiólogos españoles guardamos un grato recuerdo de él. A pesar de sus éxitos en la carrera política, nunca se olvidó de su condición de radiólogo. En el Congreso de la Sociedad Española de Radiología Médica, celebrado en Bilbao en 2004, pronunció el discurso de apertura, aportando así su contribución personal al éxito del mismo.

 

 
 

Roberto Passariello

El profesor Roberto Passariello (Roma, 23 de enero 1941 - Roma, 11 de agosto 2013) es considerado como uno de los líderes más respetados de la radiología europea, responsable de la internacionalización de la radiología italiana.

Nacido en Roma, completó sus estudios de medicina en esta ciudad en el año 1965. Tras acabar su residencia de radiología en Padua, fue profesor asociado en la Universidad de Perugia hasta 1970.

Durante su etapa universitaria, fue un destacado nadador y jugador de waterpolo. A los 18 años, cruzó los 5,2 kilómetros de aguas abiertas del estrecho de Sicilia en 52 minutos, récord que perduró imbatido durante 13 años. Jugador de la liga profesional de waterpolo, participó en la selección para el equipo nacional italiano que en 1960 ganó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos.

Ubicado ya en el Policlínico Umberto I de Roma, fue el artífice, junto con los profesores Plinio Rossi y Giovanni Simonetti, del desarrollo de la radiología intervencionista italiana, comenzando una serie de intercambios culturales con otros colegas del mundo que constituyeron la base de la internacionalización de la radiología italiana, proceso que culminó con la organización del famoso curso CARVAT, que ulteriormente ha quedado consolidado como una cita clásica anual en la ciudad de Roma, a la que asisten cada año más de 2 mil radiólogos.

En 1977, fue nombrado chairman del Departamento de Radiología de la Universidad de L’Aquila. Inmediatamente, consiguió una beca para instalar y desarrollar el primer dispositivo de resonancia magnética de Italia, un prototipo de 0,5 T. Rápidamente, la pequeña ciudad de L’Aquila, en Italia Central, sede de una universidad recién nacida, se convirtió en un lugar de referencia para los radiólogos deseosos de entender y estudiar el potencial de esta nueva modalidad de imagen. La primera reunión del Club de Angio RM -en la actualidad en su 26ª edición-, del que fue fundador se celebró en L’Aquila, cuando la Angio RM constituía todavía un reto.

En esa etapa el profesor Passariello organizó los Seminarios Europeos en Radiología Diagnóstica e Intervencionista (ESDIR), abriendo camino al intercambio cultural entre los países europeos. A partir de 1990 como coordinador de la beca TEMPUS trabajó arduamente para difundir la cultura radiológica en los países del este de Europa, lo que facilitó la integración de los radiólogos de estos países dentro de la Sociedad Europea de Radiología.

En 1991, pasó a desempeñar la jefatura de servicio del Departamento de Radiología de la Universidad de Roma “La Sapienza”, donde desarrolló el resto de su carrera profesional. De inmediato, transmitió a sus colaboradores el entusiasmo y pasión que le caracterizaban, convirtiendo este departamento en uno de los más renombrados de Europa.

Fue nombrado presidente del European Congress of Radiology (ECR) en 1999.

Investigador prolífico, con más de 900 artículos y 22 libros publicados, su texto sobre tecnología en radiología es recordado como una piedra angular para todos aquellos interesados en los aspectos tecnológicos aplicados a la imagen diagnóstica. Sus ideas visionarias fueron muy apreciadas por la industria, varios sistemas específicos de resonancia magnética para estudio de las extremidades surgieron a través de sus ideas e indicaciones.

Fue presidente de la Sociedad Italiana de Radiología Vascular e Intervencionista, así como también de la Sociedad Italiana de Resonancia Magnética y de la Sociedad Europea de Resonancia Magnética en Medicina y Biología.

Miembro honorario de la Radiological Society of North America (RSNA), fue galardonado también con la medalla de oro de la European Society of Radiology (ESR) en el año 2003.

Recordado como un líder entusiasta, no solo a nivel europeo sino mundial, muchos de sus discípulos desempeñan hoy papeles relevantes en la radiología europea.

Dr. Luis Ros Mendoza

 
 

Dr. José María Rius Chornet

Radiólogo español (Valencia, 18 de junio 1938 - Barcelona, 13 de abril 2006), pionero en el campo de la angiorradiología, fue el iniciador de la escuela española de radiología vascular intervencionista.

Nacido en la capital del antiguo “Reyno de Valencia”, tras estudiar medicina en su ciudad natal, su inquietud le llevó a formarse en el Hospital Ait-Idir de Argel con Djalali Rahmouni y más tarde con el maestro de este y maestro también de la radiología de lengua francesa, Claude Hernández, cuando llevaba poco tiempo instalado como gran patrón del Hospital de la Croix Rouge de París.

Terminada su formación se trasladó a Barcelona, donde llegó a desempeñar la jefatura de Servicio de Radiología Vascular, la primera y única de todo el país, en el Hospital Universitario Valle de Hebrón.

Enamorado de la enseñanza con innatas condiciones de líder de escuela (arquetipo en España, con el profesor Pedrosa, de la enseñanza de la Radiología), en su Servicio se formaron la mayor parte de los futuros especialistas de la naciente disciplina de radiología vascular intervencionista, discípulos que ulteriormente diseminados por toda la geografía española proclamaban por doquier la categoría de su maestro y del Hospital Valle de Hebrón.

Bajo el nombre “Sábados Vasculares” lideró unas sesiones, germen de la futura Sociedad Española de Radiología Vascular, a las que acudían los especialistas de todo el país para presentar sus mejores casos y obtener respuesta a los casos problemáticos.

Decenas de ponencias, comunicaciones y publicaciones marcan su trayectoria, ameno conferenciante, su presencia era habitual en todos los foros nacionales y europeos de radiología vascular.

Con un fino olfato de futuro, fue capaz de intuir el gran salto que la radiología vascular debía realizar con el advenimiento de las técnicas intervencionistas, defendiendo esta evolución frente a compañeros de la propia especialidad que no vislumbraban el campo que se abría al intervencionismo guiado por la imagen y también frente a colegas de otras especialidades que veían a los radiólogos intervencionistas como competidores, cuando no intrusos.

Fundador de la Sociedad Española de Radiología Vascular Intervencionista a mediados de la década de los ochenta, fue Presidente del Congreso de la Sociedad Europea de Radiología Vascular Intervencionista (CIRSE) celebrado en Barcelona en 1992. Sus discípulos, muchos de ellos, en cuanto a sus virtudes radiológicas, fiel reflejo del maestro, figuran hoy entre los mejores radiólogos intervencionistas del mundo.

Dr. Luis Ros Mendoza

 
 

Yuji Itai

Radiólogo japonés (Tokio, 26 de octubre 1941 – Tokio, 19 de enero 2003), considerado como uno de los más sobresalientes radiólogos gastrointestinales del mundo, destacando fundamentalmente en el estudio de la hemodinámica y enfermedades del hígado.

Realizó sus estudios de medicina y su especialización en radiología en la Universidad de Tokio, permaneciendo en esta institución hasta 1990, año en que se trasladó a la Universidad de Tsukuba como jefe del Departamento de Radiología. Poco antes de su fallecimiento, fue nombrado director asociado del Hospital Universitario.

Desde el punto de vista de la investigación clínica, se dedicó fundamentalmente al estudio de la patología del páncreas e hígado, siendo pionero a finales de la década de los 70 en el estudio de la hemodinámica hepática mediante tomografía computarizada, utilizando técnicas de perfusión secuencial. Destacó también en el campo de la investigación básica, al estudiar las posibilidades de la imagen con haces monocromáticos de rayos X.

Publicó más de 400 artículos, 60 de ellos en Radiology y American Journal of Roentgenology. Plenamente comprometido en la faceta docente, muchos de los componentes de las modernas generaciones de radiólogos japoneses, de otros países asiáticos o de Europa del Este se formaron bajo su tutela o contaron con su apoyo.

Internacionalmente conocido, cooperó activamente con diversas sociedades radiológicas: Radiological Society of North America, American Roentgen Ray Society, European Association of Radiology, Society of Gastrointestinal Radiologists, International Society of Magnetic Resonance in Medicine. Desempeñó además un liderazgo indiscutible en las diversas organizaciones radiológicas de su país.

Fue uno de los primeros miembros internacionales del equipo editorial de la revista Radiology. En 2002, fue nombrado miembro honorario de la Radiological Society of North America.

En marzo del año 2003, fue nombrado, a título póstumo, miembro honorario del European Congress of Radiology. Reiko Nakanishi, la más joven de sus hijas, fue la encargada de pronunciar el discurso de contestación.

Puede considerársele como uno de los máximos representantes de la radiología académica, combinando de forma magistral la faceta asistencial, la docente y la investigadora.

 
 

Kenneth J. W. Taylor

Eminente radiólogo (Rochford, Inglaterra, 8 de marzo 1939 – New Haven, Connecticut, 15 de febrero 2003), considerado como uno de los pioneros y máximos impulsores de las aplicaciones clínicas de la moderna ultrasonografía diagnóstica.

Realizó sus estudios de medicina en la Universidad de Londres, conferenciante en anatomía clínica en el Guy,s Hospital de Londres entre 1969-1973 y se doctoró en 1975.

Aunque previamente había cooperado en su país de origen con el desarrollo de la técnica ultrasonográfica, su actividad profesional e investigadora tuvo lugar en la Universidad de Yale (New Haven) donde se trasladó en 1975, alcanzando en 1979 el grado de profesor de radiología.

Autor de numerosos libros, su obra más representativa es el “Atlas de Ultrasonografía”, en el que presenta una gran variedad de situaciones patológicas, complementado en 1980 con su “Manual de Ultrasonografía” orientado a mostrar las técnicas de examen, la anatomía ecográfica normal así como la patología, considerando también las técnicas de biopsia y punción aspiración bajo guía ecográfica.

Su campo de investigación incluyó también la evaluación de los ultrasonidos como técnica de screening en el cáncer de ovario y la detección de la vascularización tumoral mediante Doppler, reseñando las aplicaciones de esta técnica en su libro “Aplicaciones clínicas del ultrasonido Doppler”.

Publicó más de 200 artículos, recibiendo varias becas de investigación tanto de la American Cancer Society como del Nacional Institute of Health. Entre 1978 y 1994, presidió el comité editorial de la serie Clinics in Diagnostic Ultrasound, del que formaban parte reputados ecografistas de la época como Barry Goldberg, George R. Leopold o Arthur T. Rosenfield, entre otros.

Su interés en promocionar el papel de los ultrasonidos en el diagnóstico de la patología abdominal y pelviana le llevó a desarrollar un programa de entrenamiento para técnicos y especialistas médicos postgraduados.

Conferenciante invitado en múltiples foros y países, engendró siempre un gran entusiasmo por los ultrasonidos defendiendo en todo momento sus ventajas, inherentes a su versatilidad, seguridad y bajo costo.

Fue fellow del American Institute of Ultrasound in Medicine desde 1975 y del American College of Physicians desde 1981.

 
 

Dr. Ralph Alfidi

Radiólogo americano (Roma 1932 - Santa Fé, Nuevo Méjico, 2012), fue el primero en vislumbrar las potenciales aplicaciones de la tomodensitometría -hasta entonces utilizada exclusivamente a nivel craneal- en el resto de parcelas del organismo. En 1975, logró efectuar el primer diagnóstico de patología abdominal mediante esta técnica (“Revisando una publicación científica con imágenes del cerebro hechas con TAC, pensé que el escáner podría tener una utilización más amplia…”).

Fue uno de los radiólogos de mayor influencia y prestigio en la llamada Época Dorada de la radiología americana (años 1980-1990).

Italiano de nacimiento, emigró con sus padres a Estados Unidos, creció en Chicago. Se graduó en la Marquette University School of Medicine en Milwaukee, completando su residencia en radiología en la Universidad de Virginia.

Tras su etapa en el ejército, sirvió como capitán y jefe del Departamento de Radiología del Hospital General de La Rochelle (Francia) y se incorporó al Departamento de Radiología de la Cleveland Clinic, desempeñando el puesto de director de dicho departamento durante 10 años. Durante esta etapa, se dedicó principalmente al área de la radiología cardiovascular, siendo también pionero en el campo de la radiología computarizada de cuerpo entero.

Su reputación a nivel nacional e internacional le condujo, junto con otros colegas, a fundar primero la Sociedad de Radiología Intervencionista y luego, la Sociedad de Tomografía Computarizada de Cuerpo y Resonancia Magnética.

En 1978, se trasladó a la Case Western Reserve University and University Hospitals de Cleveland, como profesor y chairman del Departamento de Radiología, enfatizando la importancia de la tarea asistencial asociada a la investigación clínica. En 1982, en virtud de esta filosofía, logra un acuerdo con una de las empresas líderes en el campo de la imagen para instalar una de las primeras unidades de resonancia magnética de cuerpo de todo Estados Unidos en la Universidad de Cleveland.

Durante décadas, el Dr. Alfidi fue un innovador y visionario en el campo de la radiología vascular (el síndrome de robo esplácnico renal se conoce como síndrome de Alfidi, destacando también sus patentes de distinos filtros y stents de nitinol), de la tomodensitometría y de la resonancia magnética más allá del cerebro, en otras zonas del organismo. Dejó impronta en una amplia generación de radiólogos; junto con el Dr. John Haaga escribió un libro sobre tomodensitometría y resonancia magnética corporal que continúa siendo texto de referencia para los residentes de la especialidad.

Extraordinario conferenciante, fue durante mucho tiempo la estrella de las reuniones de la RSNA de los años 80 y 90.

 
 

José Bonmatí Bonmatí

José Bonmatí (Hondón de las Nieves, Alicante 1921 - Madrid 2012) es uno de los máximos representantes de la radiología moderna española y fue uno de los primeros radiólogos de este país en formarse en Estados Unidos.

Se licenció en medicina en la Universidad Complutense de Madrid, en 1945, y terminó su doctorado con una tesis sobre las neumonías y la anatomía lobar pulmonar.

Médico del Ejército del Aire, obtiene el título de especialista en radiología en 1949, completando su formación en esta especialidad, gracias a una beca del gobierno español, en la Emory University de Atlanta (Georgia), donde se trasladó en 1952.

A su regreso a España, ejerció durante 37 años como radiólogo y consultor en radiología en el USAF Hospital de la Base Aérea de Torrejón (Madrid). Fue, además, jefe de Servicio de Radiodiagnóstico del Hospital del Aire (1958-1980). Su carrera profesional estuvo unida a su ascenso en la carrera del Ejército en el que llegó a ser general médico director del Hospital del Aire (1983-1985).

Este destacado docente fue profesor agregado de radiología de la Universidad Complutense de Madrid. Tras su vuelta de Estados Unidos, estuvo implicado de manera muy activa en la enseñanza y desarrollo de la especialidad, colaborando con la Sociedad Española de Radiología (SERAM), de la que fue secretario (1969-1974) y presidente (1974-1977). En 1969, tradujo en el ACR Index for Radiologic Diagnosis, publicado por la SERAM, animando a muchos jóvenes médicos españoles a desplazarse a Estados Unidos para realizar la residencia en radiología. Fue pieza clave en la organización y desarrollo de los cursos de correlación radiológico-patológica del Armed Forces Institute of Pathology que se celebran en Madrid desde 1991.

A lo largo de su carrera cooperó con diversas sociedades internacionales de radiología: Secretario General del XIII Congreso Internacional de Radiología (Madrid 1973), Medalla de Oro del XIII y XIV Congresos Internacionales de Radiología, Medalla Antonio Beclere del XVII Congreso Internacional de Radiología, Medalla Boris Rajewski de la European Association of Radiology, Fellow Honorario del American College of Radiology.

Viajero incansable, indagó sobre los primeros usos de la radiología para localizar los proyectiles en los heridos de la guerra de Cuba (1898) y en sus viajes a Perú colaboró como asesor para aclarar mediante el análisis de las heridas óseas por arma blanca si los huesos atribuidos al conquistador Francisco Pizarro en la Catedral de Lima, realmente pertenecían a él. Entre sus aficiones destacaban también la historia y la genealogía; era un profundo conocedor de la obra del insigne pintor Gabriel Miró, alicantino como él.

Hombre recto, justo y muy respetuoso con todos. Los que le conocieron destacan la elegancia de su trato: “un perfecto caballero con una manera muy clásica, al viejo estilo, de hacer las cosas”.

La saga Bonmatí ha tenido continuidad: una de sus hijas es radióloga en Texas y su sobrino Luis Martí Bonmatí es una de las figuras más destacadas de la actual radiología española.

 
 

Dr. Isadore Meschan

Radiólogo americano (Cleveland, Ohio 1914 – Winston– Salem, Carolina del Norte 2003), considerado como una de las “Leyendas vivas de la Radiología” por el American College of Radiology, autor de dos libros que marcaron época en su momento y que fueron ampliamente utilizados por los estudiantes de medicina y residentes de la especialidad: ”Atlas de anatomía radiológica básica” y “Signos radiológicos en diagnóstico clínico”, publicados respectivamente en 1975 y 1976.

Realizó sus estudios de medicina en la Western Reserve University en Cleveland, donde completó su residencia en radiología en 1942.

Participó en la Segunda Guerra Mundial, destinado en Melbourne, Australia, sirviendo bajo las órdenes del General MacArthur, donde conoció a la que sería su esposa y ulterior colaboradora en la publicación de la mayor parte de sus libros y artículos: Rachel Farrer.

En 1947, con 33 años de edad es nombrado profesor y chairman del Departamento de Radiología de la Universidad de Arkansas. En 1955, se trasladó a Winston-Salem para desempeñar la jefatura del Departamento de Radiología en la Bowman Gray School of Medicine (en la actualidad Wake Forest University School of Medicine), donde permaneció hasta su jubilación como profesor emérito en 1993.

Sus años en Bowman Gray están marcados por grandes logros: creó el Departamento de Oncología Radioterápica, uno de los primeros del país, y el de Medicina Nuclear, reconociendo precozmente las posibilidades de la tomografía computarizada, lo que le llevó a escribir en colaboración con anatomistas y patólogos un atlas de anatomía axial transversa, texto de referencia utilizado por la mayor parte de los radiólogos que se iniciaban en la tomodensitometría, que fue precedido por su “Atlas de anatomía radiológica”.

Comprometido con la docencia, tanto a estudiantes de medicina como a residentes de la especialidad, publicó 19 libros (15 de ellos traducidos a seis idiomas) y 99 artículos.

En 1983, recibió el grado de Doctor Honorario en Ciencias Médicas de la Universidad de Arkansas y en 1984, fue nombrado Alumno Distinguido de la Case Western Reserve School of Medicine y de la Wake Forest University School of Medicine.

En 1978, recibió la medalla de oro del American College of Radiology y en 1986 fue nombrado por esta institución “Leyenda viva de la Radiología”, distinción que muy pocos radiólogos, entre ellos Benjamín Felson, han llegado a alcanzar.
Consumado pianista; conforme a la tradición australiana imbuida por su esposa, era también un buen jugador de tenis, deporte que practicaba asiduamente para mantenerse en forma.

Perteneció a la llamada “Gran Generación”, constituida por aquellos que sirvieron en la Segunda Guerra Mundial, vivieron la Gran Depresión y participaron de modo activo y entusiasta en el desarrollo de la nueva tecnología que la etapa ulterior a la guerra les ofreció, en su caso realizando sustanciales contribuciones en el campo de una disciplina joven en aquella época, como era la radiología.

 
 

Dr. Carlos Gil y Gil

Carlos Gil y Gil (1897-1975) nació en Vera de Moncayo (Zaragoza, Aragón) y pasó su infancia en Sangüesa (Navarra). Tras cursar estudios de Medicina en Madrid, obtuvo el título de Doctor con sobresaliente (1920).

Trabajó como interno por oposición en el Instituto Nacional de Higiene Alfonso XIII, siendo ayudante de clases prácticas en la Cátedra de Anatomía Patológica de dicho instituto.

Marchó, pensionado, en 1922 a Friburgo (Alemania) para trabajar durante dos años con el famoso anatomopatólogo Aschoff, completando ulteriormente su formación también en el campo de la radiología y radioterapia (1927).

A partir de 1930, encamina plenamente su actividad profesional al desarrollo de la radiología y la terapéutica física. En 1932, ganó por concurso oposición el puesto de jefe de Radiología del Instituto Nacional del Cáncer.

Durante la guerra civil española, se incorporó como capitán médico al Servicio de Radiología y Electroterapia del Hospital de Navarra.

En 1941, accedió a la cátedra de Radiología de la Facultad de Medicina de Madrid y cuatro años más tarde fue elegido presidente de la Sociedad Española de Radiología y Electrología Médicas, cargo que desempeñó hasta 1951.

En 1946, creó la “Revista Radiológica Cancerológica” y el “Boletín de la Sociedad Española de Radiología y Electrología Médicas”. Fue presidente del Primer Congreso Español de Radiología y organizador del Congreso Luso-Español.

Promotor de la radioterapia en España y pionero en el empleo de isótopos radioactivos y la bomba de cobalto, fue nombrado en 1945 miembro numerario de la Real Academia Nacional de Medicina. Su discurso de ingreso versó sobre “La curabilidad del cáncer”. Ocupó el sillón número 28, hasta su fallecimiento en 1975.

Miembro de honor de las más famosas sociedades de radiología del mundo, fue un fecundo publicista, destacando su libro “Manual de radioterapia profunda”, así como un gran número de monografías y trabajos en revistas españolas y del extranjero, donde gozaba de fama y renombre.

 
 

Walter Bradford Cannon

Fisiólogo americano (Prairie du Chien, Wisconsin, 19 de octubre 1871 – Franklin, New Hampshire, 1 de octubre 1945), pionero en el estudio del mecanismo de la deglución y de la motilidad gástrica mediante el uso de los rayos X en animales. Fue el primero en realizar estudios radiológicos contrastados del tubo digestivo utilizando sales de bismuto y bario.

Hijo de un ferroviario, realizó sus estudios primarios en Milwaukee y, con la ayuda de una beca, ingresó en la Universidad de Harvard, en 1892, para cursar medicina.

Allí el profesor Bowditch, que había trabajado con Claude Bernard, le encomendó, en 1896, como tema de investigación la aplicación de los recién descubiertos rayos X al estudio de los procesos digestivos en animales. Utilizó como sustancia opaca sales de bismuto y sulfato de bario. Fue uno de los primeros investigadores en mezclar sales de metales pesados con alimentos para mejorar el contraste de las imágenes radiológicas del tracto digestivo; la actual papilla de bario deriva de esta investigación pionera.

Pudo así observar la velocidad de tránsito por el esófago, la peristalsis gástrica y los movimientos de segmentación del intestino delgado. Esto lo llevo a publicar en 1898, en el American Journal of Phisiology, un artículo sobre la motilidad del estómago, y años más tarde, en 1911, un libro titulado “Los factores mecánicos de la digestión”. Estas investigaciones fueron la base del conocimiento de la fisiología digestiva. El anillo de Cannon hace referencia a las contracciones tónicas visibles, a menudo, en la mitad derecha del colon transverso.

Fisiólogo extraordinario acuñó el término “homeostasis”, expandiendo el concepto de “medio interno” definido por Claude Bernard. Sentó las bases para el conocimiento del shock traumático. Durante más de 20 años se dedicó al estudio del sistema nervioso autónomo, estableciendo la hipótesis de que bajo condiciones de estrés fisiológico, el sistema simpático actúa para producir ajustes viscerales como mecanismo de adaptación del individuo.

En 1906, sucedió a Bowditch en la cátedra de fisiología, fue Presidente del Departamento de Fisiología de la Escuela Médica de Harvard y Presidente de la Sociedad Fisiológica Americana entre 1914 y 1916. En 1929, fue invitado a dar un curso en la Sorbona, donde fue nombrado Doctor honoris causa de varias universidades europeas, entre ellas Madrid y Barcelona.

Como consecuencia de sus investigaciones con rayos X sin protección, llegó a padecer una micosis fungoide. En 1940, se le trató de un carcinoma epidermoide en la muñeca izquierda y, en 1944, se le extirpó un carcinoma basocelular bajo uno de los orificios de la nariz.

Profesor brillante, sencillo y de trato fácil, cultivaba multitud de aficiones, más allá de los temas de laboratorio, reflexionó con rigor sobre la docencia de la medicina y la labor de los investigadores, sus reflexiones en estos campos, que influenciaron a muchas universidades, están plasmadas en su libro “El camino de un investigador”, publicado en 1945.

Médicos de todo el mundo acudieron a su laboratorio a formarse bajo su tutela.

 
 

Hermann Rieder

Médico internista y radiólogo (Rosenheim, Baviera, 3 de diciembre 1858 – Munich, 27 de octubre de 1932) considerado como uno de los fundadores de la radiología gastrointestinal, fue uno de los pioneros en la utilización de medios de contraste, la famosa comida de Rieder, en el estudio del tracto digestivo mediante rayos X.

Procedente de una familia de farmacéuticos, realizó sus estudios de medicina en Viena, Munich y Heidelberg, doctorándose en 1883. Inicialmente, se dedicó a la hematología en la Clínica de la Universidad de Munich, habilitándose como docente en 1892 con una memoria clásica: “Contribuciones al conocimiento de los leucocitos y condiciones relacionadas de la sangre” (se conocen como células de Rieder un tipo especial de linfocitos atípicos que se producen en ciertas leucemias).

Tras el descubrimiento de los rayos X pensó en aplicar esta técnica para valorar la ubicación, forma y motilidad del estómago desarrollando como contraste una mezcla de gachas de avena impregnada con nitrato básico de bismuto, la llamada comida de Rieder, que permitió obtener por primera vez una adecuada representación del tránsito digestivo.

En 1898, fue nombrado profesor extraordinario de medicina física en la universidad Ludwig Maximilian de Munich, siendo encargado en el año 1900 de la creación y puesta en marcha del Instituto de Terapeútica Física.

Los resultados de su descubrimiento, basados en el análisis de las radiografías que obtenía más que en el estudio fluoroscópico, se presentaron en agosto de 1904 en Munich, en una famosa conferencia: “Exámenes radiológicos del estómago y del intestino en seres humanos vivos”. Todavía hoy en día se conoce como “estómago de Rieder” al estómago elongado, con forma de J en la radiografía en bipedestación.

Entre sus publicaciones cabe destacar el “Atlas de radiología en Medicina Interna”, publicado en 1902 y el artículo: “Contribuciones a la topografía del tracto gastrointestinal en seres humanos vivos, estudios sobre la digestión” que data de 1904.

Cofundador de la Sociedad Alemana de Radiología en 1905, esta instituyó en su honor, como uno de los máximos galardones la medalla de Hermann Rieder.

 
 

Jacques Arsène D’arsonval

Médico y físico francés (La Boirie, Haute Vienne, 8 de junio 1851 - La Boirie, 13 de diciembre 1940), pionero de la electroterapia, sus mejores contribuciones provienen de las aplicaciones biológicas de la electricidad, como la diatermia (calentamiento a través de un medio). Conocido en el campo de la terapéutica física en relación con el término “arsonvalización”, aplicado al uso de las corrientes de alta frecuencia en el tratamiento de diversas patologías.

Nació en el seno de una familia muy antigua y de clase noble residente en el norte de Francia. Realizó sus estudios en el Colegio Imperial de Limoges, actualmente llamado Liceo Gay-Lussac, antes de trasladarse a París, en 1870.

Llevó a cabo sus estudios de medicina en Poitiers, Limoges y París, doctorándose por el Colegio de Francia en 1876, con una tesis sobre la elasticidad pulmonar, premiada por la Facultad de Medicina, que le franqueó el acceso al cuerpo docente de dicha institución, donde conoció al famoso fisiólogo Claude Bernad, cuya influencia le hizo abandonar la carrera de medicina para dedicarse a la investigación en el campo de la fisiología.

Claude Bernad abrió para él, en 1882, el laboratorio de física biológica. Ese mismo año fue nombrado profesor de medicina experimental, y en 1894 profesor en propiedad de dicha cátedra. Tras la muerte de Claude Bernad, a quien sustituyo en sus clases, fue ayudante de Brown- Séquard.

En 1881, creó un aparato de medida, el galvanómetro que lleva su nombre, sensible a corrientes muy débiles, con el que estudió las contracciones musculares e ideó una terapéutica basada en el uso de corrientes de alta frecuencia para tratar enfermedades de la piel y mucosas.

Fue también el inventor del desfibrilador, demostrando que el cuerpo humano podía conducir una corriente eléctrica alterna lo suficientemente intensa como para iluminar una bombilla.

Fue uno de los diseñadores del equipo de telegrafía sin hilos que se instaló en la torre Eiffel. Construyó una serie de acumuladores eléctricos que se utilizaron en diversos medios de transporte (aeroplanos, trenes, submarinos). Colaboró también en el desarrollo de las técnicas de radiología terapéutica.

En 1910, se trasladó a un nuevo laboratorio de investigación que se erigió por suscripción pública en Nogent-sur-Marne, en el que permaneció hasta su jubilación, en 1931; laboratorio que tras el descubrimiento de la radioactividad artificial puso a disposición del matrimonio Curie.

Fue uno de los fundadores de la Escuela Superior de Electricidad de París en 1894. Elegido presidente de la Academia de Ciencias en 1917, además de galardonado con la Legión de Honor y el Premio Nobel de Química.

 
 

Carl B. Puylaert

Radiólogo holandés (Sas van Gent, 1923-Utrecht, 2012), considerado como el introductor de la angioplastia percutánea transluminal en Europa, acuñando el término de “procedimiento de Dotter”.

Comenzó la carrera de medicina en 1941, durante la Segunda Guerra Mundial, en la Universidad de Ámsterdam. Para evitar ser deportado por los alemanes se ocultó en una granja que poseían unos parientes flamencos entre 1942 y 1943, mientras continuaba con sus estudios. Acabada la carrera en 1949, decidió realizar la residencia en medicina interna en la Universidad de Groningen, pero al leer un folleto sobre el gran impacto clínico de la radiología cambió de opinión y en 1950 empezó su entrenamiento en esta especialidad en la Universidad de Leiden.

Desde 1955 trabajó como radiólogo y director del programa de residentes en el Hospital Santa Isabel de Tilburg, incorporándose en 1972 al Departamento de Radiología de la Universidad de Utrecht, donde también se encargó del programa de residentes, faceta en la que destacó, formando hasta 1986 más de 100 residentes, siete de los cuales llegaron a ser catedráticos de radiología. Organizó un programa de intercambio que posibilitó que numerosos radiólogos tailandeses pudieran disfrutar de una estancia sabática en Utrecht aprendiendo radiología.

En 1988 fue galardonado con un fellowship honorario de la Sociedad Europea de Radiología Cardiovascular Intervencionista por su contribución a la introducción de la angioplastia en Europa, técnica que denominaba “el procedimiento de Dotter” en honor a su buen amigo Charles Dotter. La Sociedad Portuguesa de Radiología también le nominó, por esta misma razón, como miembro honorífico.

Fue presidente de la Sociedad Holandesa de Radiología, colaborando activamente con la misma hasta 2011, 25 años después de su jubilación. Miembro honorario, desde 1984, de la Sociedad Americana de Radiología (RSNA) por sus sobresalientes investigaciones y publicaciones sobre la utilización de la radiología, fue miembro fundador, en 1986, de la Sociedad Internacional de Planificación de Departamentos de Radiología.

Su principal afición, la constituía la genealogía flamenca, sobre la que publicó, junto con su esposa, tres libros y numerosos artículos y comunicaciones en Internet.

Espíritu independiente, sus discípulos y amigos destacan su incansable batalla para proteger los valores de la radiología, tanto en el campo clínico como en el político, así como su actitud de apoyo y tutela con todos sus antiguos residentes.

 
 

Charles Gros

Matemático, radiólogo y experto en cancerología, este francés (Aigues Mortes, 1910-1984) fue el creador de la senología como especialidad, contribuyendo al desarrollo del primer aparato de rayos x designado exclusivamente para la realización de mamografías.

Licenciado inicialmente en Ciencias Exactas, Paul Lamarque el gran radioterapeuta de Montpellier, autor de uno de los libros de radioterapia más importantes de todos los tiempos, lo contrató para enseñar matemáticas a su hijo Jean Louis. A partir de esta relación inicial, Charles Gros se licenció en Físicas y Medicina, convirtiéndose en discípulo del Profesor Lamarque, llegando a ser catedrático en Estrasburgo en 1945.

La radiología debe a Charles Gros sus estudios sobre el ánodo de molibdeno y el Senograph, el primer equipo dedicado a la mama, ambos inventos de Gros y de la Compagnie General de Radiologie (CGR).

Gros desarrolló una nueva tecnología diagnóstica, en aquellos tiempos (1951) revolucionaria, utilizando un tubo de molibdeno en vez del de tungsteno, lo que posibilitaba utilizar un nivel de radiación muy inferior, obteniendo imágenes de mayor contraste y alta resolución, que permitían definir las pequeñas variaciones de densidad tisular, estableciendo también por primera vez el concepto fundamental de la compresión mamaria durante la realización del examen radiológico.

El Senografo de Gros, comercialmente disponible a finales de la década de los sesenta, supuso un espectacular avance en el diagnóstico de la patología mamaria. En 1960 creó en el Hospital Universitario de Estrasburgo el primer servicio del mundo dedicado al diagnóstico y tratamiento de las enfermedades de la mama.

En 1963, año en que se inicia la exploración mamográfica, propuso un neologismo: Senología, definiéndolo como la rama de la medicina que se ocupa del estudio global e integrador de la mama normal y patológica, de una forma multidisciplinar y humanista. Previamente, existía el término mastología, pero este hacía referencia únicamente al estudio de las enfermedades mamarias.

Fue el primero que incorporó la ecografía y la termografía al estudio de la mama, utilizando también la transiluminación.

En , fundó la Sociedad Internacional de Senología, una escuela donde se formaron los primeros médicos con especial dedicación a esta parcela, que agrupa en la actualidad a más de 30 sociedades nacionales de distintos países.

Gran docente, impulsor de una revista dedicada a la patología mamaria, consideraba a la mama como “el órgano plástico de la feminidad”, fue el primero en describir la necesidad de la cooperación entre distintas especialidades en el tratamiento de las enfermedades de la mama, destacando la importancia de las relaciones entre examen clínico, radiología y resultados anatomopatológicos.

Fundó en 1963, junto con Boris Rajewsky (Max Planck Institute, Frankfurt), la European Association of Radiology (EAR), organización pilar de las Sociedades Radiológicas Europeas, germen de la actual European Society of Radiology.

 
 

Enrico Fermi

Físico italiano (Roma, septiembre 1901- Chicago, noviembre 1954), recibió el Premio Nobel de Física en 1938 por sus trabajos sobre radiactividad inducida. Es considerado uno de los científicos más destacados del siglo XX, conocido por el desarrollo del primer reactor nuclear y sus contribuciones sobre la teoría cuántica. El elemento Fermio, elemento químico número 100, que fue producido de forma sintética en 1952 fue nombrado en su honor.

Nacido en Roma, su historial académico fue excelente, interesándose desde temprana edad por la física. Cursó estudios en la Scuola Normale Superiore de Pisa, obteniendo su doctorado en 1922, impartió clases en las universidades de Florencia y Roma. Nombrado en 1927 profesor de la Universidad de Roma “La Sapienza” la convirtió en uno de los centros de investigación más importantes del mundo.

En 1930 fue invitado por la Universidad de Michigan a dar cursos de verano, pasando desde entonces la mayoría de los veranos realizando trabajos científicos y dando conferencias en Estados Unidos. Impartió también clases en las Universidades de Columbia, Stanford y Chicago.

En 1938 fue galardonado con el Premio Nobel “por sus demostraciones sobre la existencia de nuevos elementos radiactivos producidos por procesos de irradiación con neutrones”. Con sus colaboradores bombardeó con neutrones 60 elementos, logrando obtener isótopos de 40 y la transmutación de átomos del elemento 92, uranio, en átonos de un elemento, el 93, neptunio, no existente en la naturaleza.

Tras recibir el Premio Nobel emigró a Nueva York con su esposa Laura, de origen judio, y sus hijos, comenzando a trabajar en la Universidad de Columbia. Fermi dirigió la construcción de la primera pila nuclear, logrando en diciembre de 1942 la primera reacción en cadena controlada de fisión nuclear. Durante el resto de la Segunda Guerra Mundial participó en el desarrollo de la bomba atómica en los laboratorios de Los Álamos, Nuevo México, dentro del Proyecto Manhattan. Con posterioridad se opuso al desarrollo de la bomba de hidrógeno por razones éticas.

Tras la Guerra, en 1946 desempeñó el puesto de director del Instituto de Estudios Nucleares de la Universidad de Chicago, donde se desplazaban los estudiantes de todo el mundo para estudiar con él.

Fue presidente de la American Physical Society (1953). Los fermiones, el Fermi Nacional Accelerator Laboratory, el elemento químico Fermio y la estadística de Fermi-Dirac reciben su nombre en su honor. El Premio presidencial Enrico Fermi fue establecido en 1956 en recuerdo de sus logros y su excelencia como científico. El departamento de la Universidad de Chicago en el que trabajó durante varios años se llama en la actualidad Instituto Enrico Fermi.

Otro aspecto curioso por el que también es conocido es la Paradoja o Principio de Fermi. La paradoja consiste en la cuestión de si el Universo posee formas de vida inteligente más allá de la Tierra por qué no tenemos ninguna evidencia observacional de ellas. ¿Dónde están? La respuesta de Fermi, obviamente preocupado por su papel en el desarrollo de las bombas atómicas, era que las civilizaciones tecnológicamente avanzadas corrían un grave peligro de autodestruirse por medio del uso de armas nucleares.

 
 

John Caffey

Radiólogo americano (Castle Gate, Utah, 1895-Pittsburgh, 1978) considerado como el padre e iniciador de la radiología pediátrica, autor del libro de texto clásico: Diagnóstico radiológico en Pediatría, que publicado en 1945, ha llegado a considerarse como la “biblia” de esta disciplina.

Nacido el mismo año en que Roentgen descubrió los rayos X, se graduó en la University of Michigan Medical School en 1919, tras pasar tres años en la Europa Oriental con la Cruz Roja Americana regresó a Estados Unidos para realizar su residencia en medicina y pediatría en las Universidades de Michigan y Columbia respectivamente.

En 1929 mientras desempeñaba su práctica privada de pediatría en Nueva York, el Jefe del Departamento de Radiología en el Columbia Presbiterian Hospital, Ross Golden, le encargó organizar un departamento de radiología pediátrica, separado del departamento de radiología diagnóstica y sin ningún tipo de interferencias. En aquellos tiempos el campo estaba abierto para los médicos con formación en pediatría, de hecho solo había un radiólogo con dedicación a tiempo completo a la radiología pediátrica en todo el país, y los equipos de radiología empezaban ya en esa época a proporcionar los cortos tiempos de exposición requeridos para los pacientes pediátricos.

El Dr. Caffey aprovechó esta oportunidad, aprendió rápidamente los criterios radiológicos de normalidad como primer paso para el diagnóstico de la patología pediátrica, considerando la radiología como el quinto elemento del examen físico, tras la inspección, palpación, percusión y auscultación. “La radiología es, simplemente, inspección interna”.

Sus contribuciones en el campo de la radiología pediátrica fueron numerosas: señaló que una prominente sombra tímica era signo de buena salud y no de enfermedad, acabando con la práctica de la irradiación tímica en la infancia, describió la hiperostosis cortical infantil, entidad que hoy se conoce como enfermedad de Caffey. En 1946 describió las manifestaciones del síndrome del niño apaleado, siendo el primero en describir los cambios óseos relacionados con la intoxicación por vitamina A.

En 1945, tras cinco años dedicado a escribirlo, la publicación de su libro le reportó reconocimiento a nivel mundial.

En 1963 tres años después de jubilarse, pasó a formar parte del cuadro médico del Children´s Hospital de la Universidad de Pittsburgh, como radiólogo asociado y profesor visitante de radiología y pediatría, aunque emérito trabajaba cada día e incluso los fines de semana. Durante el tiempo que formó parte de esta institución describió la entidad “hiperfosfatasemia familiar idiopática”, reconoció los cambios radiológicos precoces de la enfermedad de Perthes, describiendo una forma hasta entonces desconocida de enanismo que se conoce como enanismo Caffey-Kenny.

El Dr Caffey recibió numetrosos reconocimientos: en 1956 se le concedió la Mackenzie Davidson Medal del British Institute of Radiology, el Howland Award de la American Pediatric Society en 1967, el Jacobi Award de la American Medical Association en 1972 y el Gold Medal Award del American College of Radiology en 1975. Fue miembro del equipo editorial de Pediatrics y American Journal of Radiology.

La John Caffey Society, fundada en 1961, que incluye entre sus miembros a radiólogos pediátricos relacionados con el Dr. Caffey o que fueron residentes suyos, es una de las más prestigiosas en el campo de la radiología.

 
 

Leo Rigler

Leo Rigler (16 de octubre 1896, Minneapolis-25 de octubre 1979) radiólogo americano, gran educador e investigador, recordado por describir el signo que lleva su nombre, mediante el cual puede diagnosticarse la presencia de aire libre intraabdominal en las imágenes radiográficas obtenidas en decúbito supino, en cuanto que el neumoperitoneo hace posible la visualización de la pared de las vísceras con contenido gaseoso, contrastada mediante el gas intraluminal y el gas en la cavidad peritoneal.

Educado en la Universidad de Minnesota, tras un año de internado en el St. Louis City Hospital, ejerció la medicina general durante un corto periodo de tiempo en New England, Dakota del Norte, volviendo a la Universidad de Minnesota, para formarse y trabajar como radiólogo.

En 1924, becado por esta universidad viajó a Europa, pasando un año en Estocolmo, en el Karolinska Institute, bajo la supervisión del famoso radiólogo Gosta Forssell. Fue el primer radiólogo americano entrenado por el Dr. Forstell.

En 1933, con 37 años, se convirtió en el primer chairman full-time de radiología de la Universidad de Minnesota, cargo que mantuvo hasta 1957.

Fue un gran educador, ya en sus primeros años en la Universidad de Minnesota instituyó una sesión interdepartamental de radiología que se realizaba los sábados, un concepto nuevo en aquellos tiempos que llegó a ser muy popular y fue copiado en otros centros, en 1936, mucho antes de que existiera el concepto de formación continuada, desarrollo un curso de postgrado, curso de aprendizaje intensivo, abierto a radiólogos fuera del ámbito universitario que requiriesen una revisión o una actualización de esos conocimientos.

En 1941 describió el signo que lleva su nombre, aplicable hoy en día también en tomografía computada, de gran trascendencia en aquellos años en cuanto que permitía el diagnóstico de neumoperitoneo en pacientes cuyo estado general hacía difícil una exploración radiológica adecuada, limitada muchas veces a una radiografía portátil con el paciente encamado.

Tras la Segunda Guerra Mundial trabajó con la Organización Mundial de la Salud en un intento de mejorar la radiología clínica en distintos países subdesarrollados como India, Irán e Israel.

En 1957 se trasladó a la costa este del país, desempeñando el cargo de director ejecutivo del Cedars-Sinai Medical Center, siendo nombrado en 1963 profesor de radiología de la Universidad de California, encargándose del programa de postgrado de radiología, posición que mantuvo hasta su fallecimiento en 1979.

Un gran número de residentes entrenados por él llegaron a convertirse en destacados radiólogos, líderes de la profesión.

Publicó más de 200 artículos y editó seis libros. El Laboratorio de Investigación de la Universidad de California, inaugurado en 1971 recibió el nombre de Centro para las Ciencias Radiológicas Leo Rigler.

 
 
 
     
 
 
INFORMACIÓN INSTITUCIONAL   BENEFICIOS   EDUCACIÓN  PUBLICACIÓNES   CONGRESOS DEL CIR  CALENDARIO DE EVENTOS   ENLACES

Editor: Dr. Sergio Lucino | Co-Editor: Dr. Jorge Bisteni Bustani | Editor Fundador: Dr Francisco Arredondo
Clic aquí para ver la historia de la página web del CIR
CIR . Copyright 2015 . Todos los derechos reservados